Pacto del Espino Negro

El Pacto del Espino Negro fue un acuerdo hecho en Tipitapa, Nicaragua, el 4 de mayo de 1927. Fue desarrollado por Estados Unidos para resolver la Guerra Constitucionalista de Nicaragua de 1926-1927.[1][2]

Antecedentes[editar]

En 1924, el conservador moderado Carlos José Solórzano fue elegido presidente de Nicaragua. Juan Bautista Sacasa, cuyo padre Roberto Sacasa y Sarria había sido vicepresidente durante la administración del derrocado presidente José Santos Zelaya, se desempeñó como su vicepresidente.[1]​ Creyendo que el gobierno de Nicaragua era estable, la Infantería de Marina de los Estados Unidos acordó poner fin a su presencia de 13 años en el país y se retiró de Nicaragua en agosto de 1925.[1]

El presidente Solórzano, que ya había purgado a los liberales de su gobierno de coalición,[1]​ posteriormente fue derrocado del poder en noviembre de 1925 por un grupo conservador que proclamó presidente al general Emiliano Chamorro Vargas (que había sido presidente de 1917 a 1921) en enero de 1926.[1]​ A raíz del golpe de Chamorro, Sacasa huyó a México. Por temor a que se produjera una nueva guerra líbero-conservadora, Estados Unidos se negó a reconocer a Chamorro como presidente.[1]

Los marines estadounidenses fueron enviados de regreso a Nicaragua en mayo de 1926 para proteger a los ciudadanos estadounidenses y las propiedades dentro de la nación.[1]​ En octubre de 1926,[1]​ luego de un acuerdo de paz mediado,[1]​ Chamorro renunció como presidente y el expresidente nicaragüense Adolfo Díaz Recinos fue elegido presidente por el Congreso de Nicaragua.[1]

Sin embargo, el país volvió a estar plagado de violencia cuando Sacasa regresó a Nicaragua y reclamó sus derechos a la presidencia.[1]​ En abril de 1927, Estados Unidos envió a Henry L. Stimson a Nicaragua para ayudar a resolver el conflicto.[1]​ El 20 de mayo de 1927, el general José María Moncada, líder de los rebeldes liberales,[1]​ y el presidente Díaz acordaron una tregua.[1]

El pacto[editar]

Como parte del acuerdo, el presidente Díaz terminaría su mandato y las fuerzas de Estados Unidos permanecerían en Nicaragua para mantener el orden y supervisar las elecciones de 1928.[1]​ Estados Unidos también trabajaría con el gobierno de Nicaragua para organizar una fuerza policial no partidista.[3]​ Tanto los rebeldes como el gobierno también acordaron desarmar sus fuerzas mientras Estados Unidos organizaba esta fuerza policial que sería conocida como la Guardia Nacional de Nicaragua[1]

Consecuencias[editar]

Si bien la mayoría del gobierno y las fuerzas rebeldes acordaron aceptar el pacto,[1]​ Sacasa se negó a firmar el acuerdo y abandonó el país.[1]​ Un grupo liberal rebelde bajo el liderazgo de Augusto C. Sandino y Francisco Sequeira Moreno también se negó a firmar el Pacto del Espino Negro.[1]​ Posteriormente, Sequeira sería asesinado en El Viejo; mientras que, Sandino haría una guerra de guerrillas no declarada contra la Infantería de Marina de los Estados Unidos y la Guardia Nacional de Nicaragua.[1]

En enero de 1933, Estados Unidos, ahora en medio de la Gran Depresión y ansioso por poner fin a la participación en los asuntos militares de Nicaragua después de ver las bajas infligidas por el ejército de Sandino,[1]​ acordó retirarse de Nicaragua.[1]​ Al año siguiente, la Guardia Nacional de Nicaragua capturó y ejecutó a Sandino y destruyó a todo su ejército.[1]​ El líder de la Guardia Nacional de Nicaragua, Anastasio Somoza García,[1]​ también utilizó esta fuerza policial para ganar las elecciones presidenciales de Nicaragua de 1936 y establecer una dictadura.[1]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x «United States Intervention, 1909-33». countrystudies.us. Consultado el 10 de octubre de 2010. 
  2. Nunez, O; Bourgois, P (1982). «The Third Social Force in National Liberation Movements». Latin American Perspectives 8 (2): 5-21. doi:10.1177/0094582x8100800203.  Parámetro desconocido |name-list-style= ignorado (ayuda)
  3. Moreno, D. (1994). The struggle for peace in Central America. University Press of Florida, p.13

Lectura adicional[editar]

Zimmerman, M. (2000). Sandinista: Carlos Fonseca y la revolución nicaragüense. Duke University Press, págs. 155-157

Enlaces externos[editar]