Jaspe

Anillo de oro y jaspe.
Pieza pulida de jaspe de 2,5 cm.

El jaspe es un mineral de origen sedimentario. Posee una superficie suave y se utiliza para ornamentación o como gema. Se puede pulir y utilizar en floreros, sellos y, tiempo atrás, se la utilizó para cajas de tabaco. Los colores son rojos o violáceos, grises a negros, a veces verdes, amarillos, pardos, en ocasiones combinados. La «jaspilita» es variedad de jaspe veteado con niveles ferruginosos y manganesíferos muy distintivos. El jaspe piel de leopardo es un mineral muy curioso, ya que posee patrones que se asemejan al pelaje de un guepardo. Se puede encontrar en México.

Formación y mineralogía[editar]

Fractura concoidal del jaspe.

Procede de un fango de radiolarios silicificados desde el comienzo de la diagénesis. La sílice (90 a 95 % de la roca) se encuentra en los radiolarios calcedónicos, y en el cemento en forma de calcedonia y cuarzo, más raramente de ópalo en el interior de una trama arcillosa teñida por óxidos de hierro o materia carbonosa. También aparecen en ambientes hidrotermales, generalmente ligados a sulfuros masivos. Los jaspes no contienen granos detríticos y la fractura es lisa o astillosa, a veces concoidal, mate y opaca.[1]

Jaspe rojo[editar]

El jaspe rojo pertenece a la amplia familia de los jaspes, que han sido muy apreciadas desde antaño por su gran variedad de colores y la geometría de sus diseños. La variedad monocromática es muy rara. Se han hallado hermosos ejemplares en Sudáfrica. El jaspe rojo se utiliza como piedra ornamental y a veces como piedra preciosa. De esta piedra se habla en los escritos de Alejandro Magno, Plinio el Viejo y los alquimistas medievales; el poeta Dante Alighieri la menciona en la Divina comedia y encontramos numerosas referencias, junto a otras piedras, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento.

Referencias[editar]

  1. PDVSA-Intevep (1997). Código Geológico de Venezuela. 

Enlaces externos[editar]