Guerra de los Cien Años

Guerra de los Cien Años
Parte de las guerras anglo-francesas
Fecha 24 de mayo de 1337 – 19 de octubre de 1453 (116 años, 4 meses y 25 días)
Lugar Francia, Países Bajos Borgoñones, Bretaña, canal de la Mancha
Casus belli
Resultado Victoria de Francia (Casa de Valois) y sus aliados
Consecuencias
Cambios territoriales
  • Las posesiones inglesas en tierras francesas son devueltas a Francia excepto Calais.
  • Borgoña pierde aproximadamente la mitad de su territorio en favor de Francia.
  • Beligerantes
    Reino de Francia leales de la Casa de Valois
    Reino de Escocia
    Corona de Castilla
    Ducado de Bretaña[1]
    República de Génova
    Corona de Aragón
    Reino de Bohemia
    Reino de Navarra[2]
    Reino de Inglaterra
    Reino de Francia leales de la Casa de Plantagenet
    Borgoña[3]
    Reino de Portugal
    Ducado de Bretaña[4]
    Bandera de Baja Normandía Ducado de Normandía
    Condado de Flandes
    Comandantes
    Felipe VI de Francia (1337-1350)
    Juan II de Francia (1350-1364)
    Carlos V de Francia (1364-1380)
    Carlos VI de Francia (1380-1422)
    Carlos VII de Francia (1422-1453)
    Eduardo III de Inglaterra (1337-1377)
    Ricardo II de Inglaterra (1377-1399)
    Enrique IV de Inglaterra (1399-1413)
    Enrique V de Inglaterra (1413-1422)
    Enrique VI de Inglaterra (1422-1453)

    La guerra de los Cien Años (en francés: Guerre de Cent Ans; en inglés: Hundred Years' War) fue un conflicto armado que duró 116 años, del 24 de mayo de 1337 al 19 de octubre de 1453, aunque de forma intermitente, y tuvo a los reinos de Francia e Inglaterra como principales contendientes aunque en algunas etapas también se vieron involucrados otros territorios como el reino de Navarra o el Ducado de Borgoña. Otros reinos y señoríos europeos también se vieron afectados aunque en menor medida y por menor tiempo.[5][6][7][8]​ Para algunos historiadores habría sido la primera gran guerra internacional europea.[9]​Posiblemente sea el conflicto europeo de mayor duración.[10]

    El conflicto fue de naturaleza esencialmente feudal, pues su propósito era resolver quién controlaría las tierras adicionales que los monarcas ingleses habían acumulado desde 1154 en territorios franceses, tras el ascenso al trono de Inglaterra de Enrique II Plantagenet, conde de Anjou. La guerra se saldó finalmente con la derrota de Inglaterra y la consecuente retirada de las tropas inglesas de tierras francesas (salvo de la ciudad de Calais).

    Origen del nombre[editar]

    Ya a finales del siglo XIV los contemporáneos percibieron la duración excepcional del conflicto, pero el nombre por el que se lo conoce, guerra de los Cien Años, surgió mucho después, en el siglo XIX. El medievalista Philippe Contamine buscó las primeras apariciones de la expresión: apareció por primera vez en la obra Tableau chronologique de l'Histoire du Moyen Âge (Cuadro cronológico de la Historia de la Edad Media) de Chrysanthe Des Michels,[11]​ publicado en París en 1823.[12]​ El primer libro de texto que lo utilizó fue el de M. Boreau,[13]​ que se publicó en 1839 con el título L'Histoire de France à l'usage des classes.[14]​ La primera obra que empleó la expresión en el título fue la La guerre de Cent Ans de Théodore Bachelet de 1852.[15][16]

    Bandos enfrentados[editar]

    Reino de Francia[editar]

    En el reino de Francia existía un sistema feudal en el que la caballería desempeñaba un papel destacado. La miniatura muestra al rey Juan II de Francia armando caballeros a varios hombres.

    El reino de Francia a principios del siglo XIV gozaba de una agricultura floreciente,[17]​ merced a los abundantes ríos que recorrían su territorio y a su clima favorable para esta actividad; contaba por entonces con una población de entre dieciséis y diecisiete millones de habitantes,[18][19][20]​ lo que hacía de él el país más poblado de Europa. Tanto el agro como las ciudades mostraban claros signos de prosperidad en comparación con la Francia de los siglos XI y XII, debida en gran medida a la paz relativa que había gozado el reino durante el siglo XIII y la primera parte del XIV.[21][22]​ El aumento de la población había sido general en toda Europa, pero especialmente intenso en Francia.[23]​ El censo de los hogares de 1328, que abarcó a unas tres cuartas partes de la población, permite conocer aproximadamente la situación del reino en aquel momento.[17]​ Este contaba con 2 469 987 hogares, lo que equivalía a unos doce millones de habitantes encuadrados en 32 500 parroquias.[24][nota 1]​ Tan solo París tenía por sí sola entre ochenta y doscientos mil habitantes,[nota 2]​ según el censo de 1328; Amiens, entre veinte y treinta mil, y Ruan, unos setenta mil a mediados de siglo.[27][25][28][nota 3]​ La densidad de población urbana era mayor que en Inglaterra, la península ibérica o la Alemania central.[29][17]​ El aumento de la población determinó la tala de gran parte de los bosques del país para extender las glebas,[25][23]​ que se explotaban mediante un sistema feudal muy jerárquico. El aumento de la producción agrícola y el gran desarrollo de la energía hidráulica permitían alimentar a la población (las hambrunas cesaron en el siglo XII).[31]​ El crecimiento en el uso del hierro, la aplicación de nuevas técnicas de trabajo y la sustitución[32]​ del buey por el caballo como animal de tiro permitieron cultivar tierras poco fértiles o de difícil acceso, cuyas cosechas permitieron alimentar a una población ya densa.[33]​ Algunas de estas tierras poco productivas se abandonaron luego con la guerra y no volvieron a cultivarse.[23]​ La situación del campesinado había mejorado, si bien todavía estaba sometida en muchos casos a pesadas obligaciones hacia la nobleza, obligaciones que eran más molestas que opresivas.[34][17]​ El aspecto del campo era similar al de la Francia del siglo XIX antes del comienzo de la mecanización, con pequeños cambios en los tipos de cultivos.[32]​ La defensa de la tierra quedaba como labor esencial de la nobleza.[33]

    Francia en vísperas del comienzo de la guerra (1328). Las tierras administradas por el rey abarcaban casi la mitad del reino y las que gestionaban sus familiares eran también extensas:      Tierras de realengo y señoríos eclesiásticos franceses      Infantados de los hijos de Luis IX      Feudos del rey de Inglaterra en Francia (1328)      Otros feudos del reino de Francia

    A la pujanza del campo se sumaba el de la única industria de la Europa occidental medieval: la textil, dominada por las ciudades flamencas (primero Arrás, luego Douai y más tarde Ypres, Gante y Brujas, Lille y Tournai), por entonces parte de Francia, a las que se sumaron otros lugares (Ruan, Amiens, Troyes o París).[26]​ Los productores flamencos solían vender sus ricos paños a los comerciantes italianos en la ferias de Champaña, a cambio fundamentalmente de productos de lujo venidos de los países musulmanes (especias, seda, cueros, joyas...), aunque estas estaban en decadencia a finales del siglo XIII.[35]​ Otras ferias de diversas partes del reino florecieron también antes del comienzo de la guerra.[22]

    El reino no solamente era imponente por su crecida población, sino también por su extensión: en el momento del advenimiento de Felipe VI de Valois, Francia se extendía de norte a sur del Escalda hasta los Pirineos, y de oeste a este del océano Atlántico al Ródano, al Saona y al Mosa.[36][37][38][nota 4]​ Se tardaba veintidós días en recorrer el país de norte a sur y dieciséis en hacerlo de este a oeste, según afirmó Gilles Le Bouvier en el siglo XV.[36]​ En total, el reino abarcaba unos 424 000 km².[39]​ Contaba con unas sesenta regiones, muy dispares en idioma, cultura, historia e incluso, en algunos momentos, religión (un ejemplo de esto habían sido los cátaros del sur). En el norte del reino se empleaba la lengua de oïl.[20]​ Era la zona en la que había surgido la dinastía capeta, una región de ricas tierras agrícolas y abundante población (unos catorce hogares por kilómetro cuadrado en la Isla de Francia y unos veintidós en las bailías de Senlis y de Valois, si bien la media era de 7,9)[20]​ la hacía netamente diferente de la zona meridional del reino. En el sur, por el contrario, se hablaba la lengua de oc u occitano, y la cultura de la región estaba influida por la antigua presencia romana. La zona era más pobre en agricultura que el norte, pero más rica en ganadería, y tenía una densidad de población menor que este (unos cuatro hogares por kilómetro cuadrado en los condados de Bigorra y de Béarn, por ejemplo). Era una zona más autónoma respecto del poder real, que en la región ejercían algunos poderosos vasallos con cuyas opiniones el soberano debía contar. Ello no impedía que el monarca se inmiscuyese en los asuntos internos de sus vasallos, pues sus poderes habían crecido desde el siglo XII. Era ya para entonces la cúspide del sistema piramidal feudal al que los niveles inferiores debían fidelidad.[40]

    El clero desempeñaba un papel principal en la organización social de la época. Los clérigos sabían leer y escribir y eran los que administraban las instituciones; gestionaban las obras de caridad[41]​ y las escuelas.[42]​ Las fiestas religiosas hacían de ciento cuarenta días al año jornadas inhábiles.[43]​ También desde el punto de vida religioso existían diferencias entre el norte y el sur: en este el renacimiento carolingio y las órdenes religiosas habían tenido menor peso y destacaban más algunas ciencias como la medicina sobre la filosofía y la teología, al contrario que en el septentrión. Dos ciudades plasmaban este contraste: París y Montpellier; la primera contaba con una de las universidades más respetadas del mundo cristiano en cuanto a estudios teológicos, mientras que la segunda contaba con una de las facultades de medicina más prestigiosas del Occidente europeo a la que acudían incluso estudiantes de Oriente Próximo y África septentrional.

    La nobleza unía riqueza, poder y gallardía en el campo de batalla: vivía del trabajo campesino, al que debía compensar con su valentía en la guerra y lealtad.[33]​ La Iglesia había tratado de acabar con los caballeros entregados al bandidaje desde finales del siglo X: ya en el concilio de Charroux del 989, se había rogado a los guerreros que se entregasen al servicio de los pobres y de la Iglesia y fuesen milites Christi («soldados de Cristo»).[44]​ Desde el siglo XIII, el rey había logrado que se admitiese que su poder, basado en el derecho divino lo facultaba para crear nobles.[45]​ La nobleza se diferenciaba del resto de la sociedad por su sentido del honor, la necesidad de mostrar su espíritu caballeresco, de proteger al pueblo y de impartir justicia, a cambio de lo cual disfrutaba de una situación material privilegiada. Su situación social debía justificarla en el campo de batalla, en el que debía vencer al enemigo en combate heroico. El ejército real se estructuraba en torno a la caballería,[46]​ que era la más poderosa de la Europa de la época; era una caballería pesada que atacaba frontalmente y reñía en combate singular con el enemigo.[19]​ A la voluntad de descollar en los campos de batalla se sumaba la costumbre de hacer cautivos, que luego se liberaba a cambio de un rescate, que hacía de las guerras negocios lucrativos para los buenos guerreros, mientras que la posibilidad de percibir un rescate hacía más interesante apresar enemigos que matarlos.[47]​ En realidad y pese a la pretensión de los caballeros de tener el monopolio de las armas, la realidad era muy distinta y el estilo de combate caballeresco estaba cada vez peor adaptado a la guerra real.[48]

    Los reyes capetos habían tratado de afianzar su poder frente a la gran nobleza y al papado apoyándose en el pueblo llano, mediante la creación de villas, la concesión de fueros y la reunión de los Estados generales de Francia.[49]​ El equilibrio social dependía de la aceptación de un poder real fuerte por parte del pueblo llano que compensara las arbitrariedades de los señores feudales, y de una administración cada vez más centralizada que mejorase sus condiciones de vida. Este sistema estaba entrando en crisis en vísperas del comienzo de la guerra de los Cien Años, pues el crecimiento de la población desde el siglo X estaba originando un exceso de población en el campo y solicitudes de mayor autonomía en las ciudades.[50][18][51]​ El tamaño de las parcelas menguaba, los precios agrícolas descendían y las recaudaciones de la nobleza disminuían; la reducción de los ingresos de los nobles hacía que tratasen de descollar en los combates para obtener mercedes con las que acrecentar las rentas.[52]

    Los reyes capetos lograron en tres siglos consolidar su autoridad y ampliar sus tierras a costa de los Plantagenêt. Las tierras de realengo abarcaban casi la mitad del reino,[nota 5]​ los infantados en manos de parientes del rey eran amplios[nota 6]​ y de los antiguos grandes feudos a principios del siglo XIV solamente quedaban cuatro, en los extremos del reino: el condado de Flandes y los ducados de Borgoña, Guyena y Bretaña.[37]​ El prestigio de la monarquía francesa era inmenso y en tiempos de Felipe IV las alianzas del reino se extendían hasta Rusia.[19]​ Contaba además con el respaldo del papado al menos desde la elección, precisamente en Lyon, ciudad francesa, del papa Juan XXII, antiguo obispo de Aviñón que fijó en esta su residencia y que favoreció netamente a Felipe VI tanto política como económicamente.[53][54]​ Fue el segundo de una larga serie de papas franceses.[38]​ No obstante, pese a las confiscaciones de tierras a los sucesivos soberanos ingleses por parte de Felipe II, Luis IX y Felipe IV, aquellos habían conservado el ducado de la Guyena y el pequeño condado de Ponthieu, que hacía de ellos vasallos del rey de Francia.[55]

    La autoridad real abarcaba el reino merced a una Administración Pública relativamente especializada.[56]​ Dos aspectos resultaban, sin embargo, débiles en caso de que el reino emprendiese una guerra: la escasez de las rentas del rey,[nota 7]​ que incluso en tiempos de paz apenas cubrían los gastos ordinarios y dependían esencialmente de las tierras que administraba directamente, y la falta de un buen ejército.[58]​ Los gastos extraordinarios requerían ingresos irregulares (diezmos cedidos por el papa, préstamos forzosos, transformación del servicio militar en servicio obligatorio, creación de subsidios) que se obtenían de manera desordenada, con notable reticencia de los contribuyentes, y exigían la concesión de amplias concesiones y promesas por parte del soberano.[59]​ El reino carecía de un sistema para procurarse los copiosos medios necesarios para librar una guerra larga.[59]​ El rey tampoco contaba con un ejército regular: dependía del servicio de armas que le debían los vasallos, que estaba limitado en el espacio y en el tiempo y no convenía para contiendas dilatadas.[59]​ A partir de Felipe IV, el rey tenía derecho a hacer levas, en las que debían participar todos los hombres libres con una edad comprendida entre los quince y los sesenta años, tanto nobles como campesinos, sin importar su riqueza, en caso de que el reino fuese invadido.[59]​ Esta nueva potestad regia hizo que hacia 1340 Felipe VI pudiese contar con unos treinta mil hombres de armas y otros tantos peones. Estas eran cifras enormes para la época y el coste de reunir tal ejército era elevadísimo, pero tenía un inconveniente añadido: era un ejército heterogéneo e indisciplinado.[60]

    Reino de Inglaterra[editar]

    Yvain socorre a una doncella en una miniatura de Lanzarote del Lago del siglo XV, muestra del ideal de lealtad y valentía en el combate que debía guiar a los caballeros medievales.
    La Magna Carta.

    El reino de Inglaterra contaba con una población mucho menor que la francesa: cuatro millones de habitantes; sufría por entonces la llamada «Pequeña Edad de Hielo» europea, que había comenzado en el siglo XIII y que acabó con algunos productos agrícolas del reino, como el vino, que anteriormente se había producido en el sur y que a partir de entonces solo se hacía en la Guyena.[nota 8]​ Su extensión era también menor que la del reino francés, incluso con Gales, que acababa de conquistar completamente Eduardo I de Inglaterra.[61]​ Solo contaba con una gran ciudad: Londres, con unos cuarenta mil habitantes hacia 1340; York y Bristol apenas alcanzaban los diez mil.[29][62]​ El resto de poblaciones principales eran meros pueblos grandes, en general independientes de la nobleza por haber comprado la exención de servicios.[62]

    El campesinado en general disfrutaba de una posición tan buena como el de Francia y existía ya incluso un grupo de campesinos libres de tutela señorial.[63]​ El país hubo de especializar su economía y fomentar el comercio, que a principios del siglo XIII seguía fundamentalmente en manos de mercaderes extranjeros (flamencos, alemanes y franceses del norte).[64][65]​ El clima lluvioso y los abundantes pastos favorecían el desarrollo de la ganadería, especialmente la ovina,[62][nota 9]​ que a su vez acrecentó la producción de lana que favoreció la industria textil (la lana de las ovejas inglesas es especialmente fina y de gran calidad y se hila fácilmente).[66]​ Esto determinó la pujanza del comercio y de las ciudades,[67]​ cuyos habitantes necesitaban libertad para montar negocios y una tributación limitada (gran parte de los ingresos estatales provenían de los impuestos a la lana)[68][69]​ Por su parte, los terratenientes (barones y clero) se oponían al aumento de los impuestos, destinados a financiar la guerra contra Felipe Augusto, sobre todo cuando esta, como fue el caso durante el reinado de Juan sin Tierra, se plasmaba en una serie de derrotas y pérdidas territoriales. Juan hubo de conceder la Carta Magna en 1215 que dio al Parlamento cierto control fiscal.[70]

    El comercio hacía Inglaterra muy dependiente de Guyena, donde se producía gran parte y el mejor vino inglés,[71]​ de Flandes, cuyos pañeros compraban[65]​ la lana inglesa y de la Bretaña, origen de la sal indispensables para la conservación de los alimentos.[72]​ Allí se hallaba además otra gran ciudad: Burdeos, que debía de tener entre veinte y treinta mil habitantes.[29]​ De la Guyena partían en ciertas fechas fijas grandes escuadras en conserva con mercancías para Gran Bretaña, que en ocasiones reunían hasta doscientas naves.[71]​ Los vínculos comerciales entre la Guyena y Gran Bretaña eran estrechos y antiguos.[73]​ Guyena casi carecía de lana y cereal y se había especializado en la producción de vino, tintes (añil) y hierro, materias todas ellas que Gran Bretaña importaba de la provincia continental, a la que vendía telas y alimentos.[73]​ Guyena era el segundo destino de las exportaciones textiles inglesas, tras Alemania.[73]

    La unidad del reino era, sin embargo, mayor que la francesa.[61]​ No habían surgido grandes principados como en el reino vecino y la debilidad pasajera que había sufrido la Corona desde Ricardo I a Enrique III se había esfumado durante el posterior reinado de Eduardo I.[61]​ Los derechos y posesiones de la Corona estaban claros desde los tiempos de este último rey, la justicia estaba bien organizada y la Administración local, muy diferente de la de Francia, contaba con la participación de la población, lo que daba cohesión y fuerza al reino.[74]​ La imposición de nuevos tributos dependía de la aprobación de los súbditos, cuya representación iba creciendo en el embrionario Parlamento, que precisamente a comienzos de la guerra de los Cien Años adquirió su forma definitiva de dos Cámaras: la Alta, que reunía a los obispos y grandes señores feudales, y la Baja, que agrupaba a los caballeros y a los procuradores de las ciudades y burgos.[62]​ Como en el caso de Francia, el rey de Inglaterra tampoco contaba con medios para disputar una guerra larga, dependía de la aprobación parlamentaria para imponer tributos nuevos y recurrió, como ya había hecho Eduardo I en sus campañas, a diversos fuentes de ingresos, desde los préstamos —de los banqueros «lombardos», que dominaban a cambio el comercio de la plata— a la contribución o incluso la confiscación de la lana.[75]

    Hacía dos siglos que la soberanía del oeste de Francia, desde el ducado de Aquitania al rico y poderoso condado de Flandes, originaba conflictos en intrigas entre las dinastía rivales de capetos y Plantagenêt. La disputa había comenzado a mediados del siglo XII y por entonces los Plantagenêt contaban con amplia ventaja sobre sus contrincantes, pues dominaban Anjou, Normandía, Maine, Poitou, Aquitania y Limousin;[nota 10]​ estos territorios fueron confiscados por el rey de Francia durante la primera parte del siglo XIII.[77]​ El vasto imperio Plantagenêt quedó reducido a una parte de Aquitania: la costa gascona con Burdeos, la Guyena, en virtud de la paz de París de 1259.[78][76][79]​ Esta paz, que debía haber puesto fin a las largas desavenencias entre Plantagenêt y capetos, fue fuente de posteriores conflictos por la diferente interpretación de la situación de la región por las dos Coronas: un feudo más del rey para la francesa y un territorio cuasi independiente para la inglesa, que contaba tanto con la lealtad de la población como con estrechos vínculos económicos con ella.[76][80]​ La larga guerra fue un reflejo de los intereses ingleses en Francia y la continuación de los anteriores conflictos entre Plantagenet y capetos que había comenzado a mediados del siglo XII.[81]​ Los reyes ingleses gozaron de notables apoyos en el continente a sus reivindicaciones territoriales y dinásticas, entre los que destacó el de Burdeos.[82]

    Las clases privilegiadas inglesas hablaban anglonormando,[83]​ esencialmente el antiguo normando con influencias del dialecto angevino, en tiempos de los Plantagenêt y, en mucha menor medida, del anglosajón;[84]​ la situación continuó hasta el decreto de 1361 de Eduardo III.[85]​ El pueblo llano, por su parte, siguió empleando el anglosajón.[85]​ La guerra con Francia aceleró la adopción gubernamental del inglés, que empezó a usarse con normalidad en las sesiones parlamentarias en 1362 y en 1413 se consideraba ya el idioma de la corte.[84]​ El francés empezó a considerarse el idioma del enemigo.[84]

    El servicio militar dependía de la renta y dividía a los hombres de dieciséis hasta sesenta años en grupos con armamento diferente según sus ingresos.[75]​ Aquellos que no deseaban participar en las expediciones al continente podían hacerlo pagando cierta cantidad de dinero.[86]​ Los comisarios reales recorrían el reino para completar el ejército con los reclutas que consideraban mejores.[86]​ El principal cambio en los ejércitos feudales de las décadas 1310-1330 fue la reducción de la proporción de caballeros, especialmente de caballería pesada respecto del resto de combatientes. La principal causa fue la disminución del número de terratenientes que se podían costear el caro equipo del caballero. Se amplió por ello el número de reclutas de clases sociales menos pudientes, que se armaban con menos coste; estos formaban la infantería, en la que se incluían arqueros y ballesteros. Cada parroquia debía proveer cierto número de hombres, entrenados y equipados, a los que solamente se pagaba una soldada si habían de combatir en el extranjero; el rey podía exigir a todo terrateniente con rentas superiores a cuarenta libras esterlinas que acudiese a servir militarmente y,[75]​ como en Francia, tenía potestad para movilizar a la población entera.[87]​ La infantería se nutría esencialmente de hombres con rentas inferiores a quince libras, que servían como arqueros o armados de espada.[86]​ Los peones provenían de las capas altas del campesinado, pues debían equiparse por su cuenta y aportar asimismo la jaca que empleaban para desplazarse: era una infantería montada, muy móvil. La caballería ligera también la formaban en general terratenientes; sus miembros portaban peto de cuero, un casco y guanteletes de hierro, espada, puñal y lanza. Los arqueros de a caballo también solían ser terratenientes, llevaban un arco largo, de dos metros de longitud, muy eficaz y mortífero en las batallas de la guerra de los Cien Años.[86]​ Solían colocarse en prietas filas en los flancos del ejército, protegidos por empalizadas de estacas, carretas u otros obstáculos; eran capaces de lanzar seis flechas por minuto, que solían diezmar a la caballería enemiga. Estos grupos de arqueros sustituyeron entre 1320 y 1330 a los ballesteros, que también combatían a pie, pero que solamente podían disparar un virote por cada tres flechas del arquero.[86]​ Las demás clases sociales eran las que suministraban el grueso de los arqueros a pie, lanceros y espadachines. El ejército inglés estaba mejor preparado para la defensa que para el ataque.

    En cuanto a las flotas, eran necesarias tanto para los combates en el mar como para transportar soldados a Francia.[88]​ El rey tenía derecho a exigir a los armadores el uso militar de sus naves, sin pagar por ello.[89]​ Mientras que los soldados embarcados, que solían igual en número a los marineros, eran generalmente voluntarios a sueldo, los marinos participan en las operaciones obligados por el derecho real a reclamar su servicio.[89]​ El rey contaba con sus propios navíos y la obligación de servir de otros,[nota 11]​ pero la mayoría de los que servían en la guerra francesa eran mercantes requisados para las operaciones.[91]​ También se usaban barcos extranjeros, contratados para operaciones especiales, como el traslado de grandes ejércitos al continente.[92]

    Situación en 1154.

    Orígenes del conflicto[editar]

    Es difícil establecer unas causas claras y definidas del origen de este largo conflicto. De hecho, fueron cambiando a lo largo del mismo ya que se libró de forma intermitente y fueron cambiando también los protagonistas principales.[93]

    Causas remotas[editar]

    Conquistas de Felipe II de Francia entre 1180 y 1223

    La rivalidad entre Francia e Inglaterra provenía de la batalla de Hastings (1066), cuando la victoria del duque Guillermo de Normandía le permitió adueñarse de Inglaterra. Ahora los normandos como reyes de una extensa nación, con amplios dominios a ambos lados del Canal de la Mancha, exigían del rey francés un tratamiento paritario, de igualdad, mientras que desde el punto de vista de Francia primaba la condición del ducado de Normandía, ducado de Bretaña y ducado de Aquitania como vasallos del monarca galo, quitando relevancia al ascenso a un trono real de los normandos que no les eximía del preceptivo y tradicional homenaje de vasallaje que los titulares de tales ducados debían prestar a la corona de Francia. El dominio angevino durante los siglos XII y XIII llegaba desde la frontera de Escocia e Irlanda hasta los Pirineos. Ya Felipe II de Francia lograría mermar este dominio tras la anexión del ducado de Anjou y de Normandía a la corona francesa (1199-1217).

    Causas políticas inmediatas[editar]

    Derechos dinásticos[editar]

    Tras los vaivenes sucesorios en el trono francés tras el reinado de Felipe IV de Francia y Juana I de Navarra. Su primer hijo, Luis X de Francia, I de Navarra (1316) dejaba un efímero heredero, Juan I de Francia y de Navarra, el Póstumo, que en pocos días también desaparecía. Desde Hugo Capeto, en el año 987, no se había planteado un problema sucesorio similar. A pesar de que Luis tuvo más descendientes, Juana II de Navarra, ninguno de sus hermanos, Felipe V de Francia y II de Navarra (1316-1322) y Carlos IV de Francia y I de Navarra (1322-1328), cedieron el paso al trono a su sobrina, aún menor por entonces, y se sucedieron en el mismo.[94]​ Se argumentó para tal rechazo, entonces, las dudas sobre la legitimidad de Juana tras el escándalo de la torre de Nesle que implicaba a Margarita de Borgoña.[nota 12]​ Sin embargo, si la sucesión femenina no era en sí mismo el problema, tras los reinados de otros dos hermanos más de Luis X, Felipe V y Carlos IV, ambos sin descendientes varones, habría tenido derecho igualmente al trono la hermana de todos ellos, Isabel, casada con Eduardo II de Inglaterra. Ello hubiera supuesto la unión bajo el mismo trono, de los dos reinos. Algo análogo ya había sucedido entre Francia y Navarra, con el matrimonio de Felipe IV y Juana I, con la importante salvedad que Navarra en sí misma era un territorio menor al inglés insular aunque también mantenían anejo al trono el señorío sobre varios territorios condales franceses. En definitiva, con los hijos de Felipe IV y Juana I se extinguía la línea masculina de la dinastía capeta. Y, puestos a aceptar la línea femenina, Eduardo III de Inglaterra presentaba mayores derechos que Carlos II de Navarra, hijo de Felipe de Evreux y Juana II que también presentará sus aspiraciones y derechos al trono aunque siempre reconociendo la precedencia del inglés. La fusión, además, bajo su corona de Navarra y el condado normando de Evreux, servirá de acicate para que ingleses y navarros, al menos durante la primera etapa, vayan a una contra el monarca francés.

    Genealogía de la Guerra de los Cien AñosFelipe III de FranciaJuana I de NavarraFelipe IV de FranciaCarlos de ValoisLuis de ÉvreuxLuis X de FranciaFelipe V de FranciaIsabel de Francia (1292-1358)Eduardo II de InglaterraCarlos IV de FranciaFelipe VI de FranciaJuan I de FranciaJuana II de NavarraFelipe III de NavarraCarlos II de NavarraEduardo III de InglaterraJuan II de FranciaCarlos V de Francia
    Genealogía de la Guerra de los Cien Años

    Además, confluye en el momento, y por razones similares, la sucesión en el Ducado de Borgoña y de Flandes donde los mismos actores, por las mismas razones, mantienen sus aspiraciones y derechos a la sucesión.

    Causas culturales, demográficas, económicas y sociales del conflicto[editar]

    Tabla de Juan I de Berry, hacia 1411-1416. En el siglo XV, el vino y la carne son alimentos de la nobleza.

    El progreso económico europeo medieval se frenó a comienzos del siglo XIV.[95]​ Los avances técnicos y los desbroces de los bosques permitieron crecer a la población desde el siglo X en Europa occidental,[96]​ pero en algunas regiones la producción dejó de bastar para alimentar a sus poblaciones a partir de finales del siglo XIII. La división de las parcelas conducía al minifundio: la superficie media de los predios menguó en dos tercios entre 1240 y 1310.[31]​ Algunas regiones como Flandes estaban superpobladas, en especial por la escasa productividad de alimentos;[96]​ en este caso, se trató de ganar tierras cultivables al mar, al tiempo que se desarrollaba una economía comercial que permitiese importar los alimentos que no se producían allí. El 46 % de los campesinos ingleses tenían en 1279 terrenos inferiores a cinco hectáreas, que se consideraba la extensión mínima para poder alimentar a una familia de cinco miembros.[31]​ La situación era muy similar en Francia: en Garges, población próxima a París, en 1311 dos tercios de los habitantes tenían menos de treinta y cuatro áreas, incluida la planta de la casa, que ocupaba casi veinte.[97]​ En esta situación, cualquier catástrofe natural podía arruinar a las familias.[96]​ La población rural se empobrecía, el precio de los productos agrícolas menguaba y los ingresos de la nobleza disminuían, al tiempo que crecía la presión fiscal, lo que atizó la tensión entre la población del agro.[98]

    Muchos campesinos buscaron trabajos estacionales en las ciudades, por salarios míseros, lo que a su vez originó tensiones en los medios urbanos. La Pequeña Edad de Hielo[99]​ también perjudicó a las cosechas lo que, dada la presión demográfica, causó hambrunas como no se veían desde el siglo XII en el norte de Europa en 1314, 1315 y 1316: Ypres perdió el 10 % de la población y Brujas, el 5 % en 1316.[31]​ El crecimiento de las ciudades agudizó la falta de alimento; el abastecimiento dependía del comercio. Por otra parte, los consumidores que se habían habituado a un nivel de vida superior al anterior debido a la prosperidad general, exigían alimentos más variados y abundantes; la nobleza se habituó al consumo de vino y todas las clases sociales se habituaron a un companagium (alimento que acompañaba al pan) más variado y rico.[100]​ El enriquecimiento de la sociedad y las nuevas demandas de productos más caros hicieron que los campesinos diversificasen la producción agrícola. Los viñedos crecieron con la demanda de vino, en especial en el norte y el este de Francia. Los soberanos ingleses, a los que solamente les quedaba la Guyena en Francia, aumentaron también el cultivo de esta planta en el ducado, mientras que los duques de Borgoña favorecieron la producción y exportación de los vinos de Beaune. Pero la diversificación de la producción también tuvo un efecto nocivo: redujo la producción de los productos básicos agrícolas.[100]

    La incapacidad del Estado para imponer tributos ante la oposición de las asambleas territoriales y de conseguir créditos hizo que emplease el cambio de ley[nota 13]​ de la moneda para equilibrar el presupuesto, lo que suponía reducir la deuda estatal a cambio de devaluar la moneda.[102]​ La Corona aplicó devaluaciones de varias ocasiones durante la guerra con Inglaterra: 1318-1329, 1337-1343, 1346-1360, 1418-1423 y 1426-1429; la moneda inglesa, por el contrario, se mantuvo bastante estable.[101]​ La penúltima devaluación fue muy intensa: el delfín Carlos aumentó el valor de la moneda en un tres mil quinientos por cien.[101]​ Esto a su vez comportó la reducción de las rentas de los terratenientes, fijadas por contrato.[103]​ La guerra se presentó como medio para que la nobleza compensase la mengua de sus rentas: el cobro de rescates de cautivos, el pillaje y el aumento de los impuestos con la justificación de costear la contienda suponían ingresos adicionales. Esto hizo que la nobleza en general y la inglesa en particular, más perjudicada por la mengua de las rentas obtenidas de los campesinos, adoptase una actitud belicista.[47]​ Por su parte, un conflicto también pareció al rey francés Felipe VI un buen medio para mejorar la situación del erario, pues permitía recaudar impuestos extraordinarios.

    Zonas de influencia económica y cultura francesa e inglesa[editar]

    Zonas de influencia y principales ejes comerciales del reino de Francia en 1337.      Posesiones de Juana de Navarra      Estados pontificios      Territorios dominados por Eduardo III de Inglaterra      Francia hasta 1214      Adquisiciones francesas a costa de Inglaterra (1180-1330)                      Zona de influencia económica inglesa                      Zona de influencia cultural francesa

    La modernización del sistema jurídico que había empezado en el reinado de Luis IX atrajo a la órbita cultural francesa numerosos territorios colindantes. La influencia se debió tanto a la cercanía lingüística como a la debilidad de los emperadores que sucedieron a Federico II Hohenstaufen en la segunda mitad del siglo XIII y la munificencia de los reyes franceses, dispuestos a conceder pensiones a ciertos señores colindantes del imperio.[38]​ En el vecino Sacro Imperio Romano Germánico, las ciudades del Delfinado o el condado de Borgoña recurrieron a la justicia real francesa para resolver litigios; así, el rey envió al baile de Mâcon a Lyon a resolver ciertas diferencias y al senescal de Beaucaire a Vivier y a Valence en misiones similares.[104]​ Los reyes franceses se atrajeron a la nobleza de estas regiones concediéndoles rentas y vinculándolas al reino mediante hábiles matrimonios.[38]​ El homenaje que los condes de Saboya rindieron al rey de Francia a cambio de la concesión de pensiones, la muerte heroica en Crécy del rey de Bohemia Juan de Luxemburgo, suegro de Juan el Bueno, y la venta del Delfinado al nieto de Felipe VI por el conde Humberto II,[105]​ arruinado por ser incapaz de recaudar impuestos[106]​ y sin herederos tras la muerte de su único hijo[107]​ son paradigmas de este fenómeno.[nota 14]​ Por el contrario, a los reyes ingleses les suponía un problema ser vasallos de los soberanos franceses en virtud de la posesión que tenían de la Guyena, pues cualquier desacuerdo con estos se dirimía en París y, por ello, generalmente en su contra.[108]

    El crecimiento económico hizo que ciertas regiones comenzasen a depender de algunos de los dos reinos. Por entonces la vía principal de transporte de mercancías era la fluvial o la marítima. El condado de Champaña y Borgoña abastecían París por el Sena y sus afluentes y eran, en consecuencia, profranceses. Normandía estaba dividida, pues era el borde de la región económica parisina y la lindante con el canal de La Mancha, zona mercantil cada vez más importante merced a las mejoras técnicas navales que permitieron a las naves italianas circunnavegar la península ibérica cada vez con mayor facilidad. El Ducado de Aquitania, que exportaba vino a Inglaterra, Bretaña, que exportaba sal, y Flandes, que importaba la lana inglesa, se hallaban en consecuencia de ello en la zona de influencia inglesa.[72]

    Los flamencos, que deseaban librarse de la presión fiscal francesa, se rebelaron varias veces contra el rey de Francia, lo que originó una serie de batallas: la de Courtrai (1302), Mons-en-Pévèle (1304) y Cassel (1328).[109]​ Colaboraron con el rey de Inglaterra y en 1340 reconocieron a Eduardo III como legítimo rey de Francia.

    Tanto Francia como Inglaterra buscaban ampliar sus territorios para acrecentar los ingresos fiscales y mejorar el estado de sus erarios. Las intrigas de los correspondientes monarcas por hacerse con el dominio de Guyena, Bretaña y Flandes desataron la larga guerra entre los dos reinos, que duró ciento dieciséis años.[110]

    La cuestión dinástica[editar]

    Descendencia de Felipe III, rey de Francia de 1270 a 1285 y la cuestión dinástica de la guerra de los Cien Años

    El problema dinástico que surgió en 1328 se originó realmente una década antes: Luis X de Francia falleció en 1316,[111]​ tan solo dieciocho meses después que su padre Felipe el Hermoso;[112]​ su fallecimiento marcó el fin de la larga época denominada del «milagro capeto», que había durado de 987 a 1316 y durante el cual los sucesivos reyes siempre habían tenido un hijo varón al que dejar el reino en herencia.[113]​ La existencia de un primogénito varón con experiencia de gobierno por haber estado asociado a la gestión estatal en vida de su padre había dado gran estabilidad a la política francesa durante tres siglos.[113]​ La tradición había asentado la sucesión de los capetos al trono, de varón a varón, si bien no existía un sistema definido de sucesión.[114]​ Los reyes no habían llegado a definir legalmente el sistema de transmisión de la corona ni existían precedentes de reyes que solamente hubiesen dejado hijas para sucederlos.[115]​ Por el contrario, Luis X solo tuvo una hija con su primera esposa, Margarita de Borgoña, condenada por infidelidad:[nota 15]Juana de Navarra.[116]​ Ya difunto el rey, su segunda mujer había tenido un hijo (13 de noviembre de 1316): Juan el Póstumo, que apenas sobrevivió cuatro días al parto.[20][113][116]

    Por primera vez, el heredero de la corona francesa era una mujer, Juana de Navarra. La decisión que se tomó entonces sirvió de precedente a la posterior de 1328: la infidelidad de la reina Margarita sirvió de mero pretexto para privar del derecho de sucesión a Juana y entregar el trono al hermano del difunto Luis, Felipe V, que había sido regente durante el embarazo de su cuñada y dio un golpe de Estado que, pese a la protesta de algunos nobles, fue aprobado por una asamblea de barones, burgueses y profesores de la Universidad de París.[113][111][117]​ La usurpación y la ruptura con la tradición feudal que hubiese hecho reina a Juana disgustaron a poderosos señores del reino, que se ausentaron de la coronación de Felipe en Reims (9 de enero de 1317), pero no lo suficiente como para animarlos a tomar las armas contra él; Felipe logró acallar poco a poco a los adversarios.[117]​ En realidad, la elección de Felipe y el arrumbamiento[118]​ de su sobrina se debieron al temor de que esta acabase desposando a un extranjero que pudiese terminar por hacerse con el poder en el reino. Los capetos habían aumentado sus posesiones haciendo que aquellas de sus vasallos muertos sin herederos varones pasasen a la Corona. Felipe IV precisamente había incluido una «cláusula de masculinidad»[119]​ poco antes de morir, que hizo que el infantado de Poitou pudiese volver a la Corona en caso de que su señor careciese de heredero varón.[77]​ No fue la ley sálica la que se aplicó para escoger al nuevo rey; esta apareció como justificación treinta años después, hacia 1350, en la obra de un fraile benedictino de la abadía de Saint-Denis que redactó la crónica oficial del reino y que la mencionó como justificación de advenimiento de Felipe V, en medio de la lucha propagandística que este libraba por entonces con Eduardo III de Inglaterra.[120][118][115]​ La ley databa de tiempos de los francos y excluía a las mujeres de la «tierra sálica», adjetivo que proviene del río Sala, el moderno IJssel de los Países Bajos, lugar de asentamiento de los francos salios.[121]​ Fue recuperada y empleada como argumento de peso en favor de la legitimidad del rey en las disputas de la época, aunque hacía ya tiempo que la herencia femenina de los feudos se aplicaba sin problemas.[118][115]​ Los juristas de la Corona que la hicieron electiva al estilo de la imperial o la papal en realidad rompieron con la tradición feudal que permitía la herencia femenina y causaron gran escándalo.[115]

    Felipe V reinó poco tiempo y falleció también sin heredero varón, por lo que heredó el trono su hermano menor, el benjamín de la familia, Carlos IV, aprovechando el precedente que había sentado Felipe en 1316; fue coronado en 1322.[118][122][123]​ Había sido uno de los más firmes defensores de su sobrina Juana, pero en esta ocasión no solo apartó a Juana del trono, sino también a las hijas de su hermano Felipe, recién fallecido.[123]​ Esta vez el traspaso del poder no suscitó quejas.[118][111][123]​ Su reinado fue también breve, de seis años, y antes de morir, dado que su tercera[124][nota 16]​ esposa estaba embarazada encargó a la nobleza que hiciese rey a su hijo si resultaba ser varón y que escogiese por sí misma al nuevo soberano en caso de ser mujer.[126][118][111]​ El recién nacido resultó ser mujer, por lo que fue apartada de la sucesión.[118][127][128]

    Carlos, tercer hijo de Felipe el Hermoso que había ceñido la corona francesa, murió también sin dejar heredero varón el 1[124]​ de febrero de 1328 dejando la situación sucesoria de la siguiente manera: Isabel de Francia, última hija de Felipe el Hermoso, tenía un hijo, Eduardo III,[nota 17]​ rey de Inglaterra y gran señor feudal francés en tanto que duque de Guyena y conde de Ponthieu, que se postuló para el título, pese a que los precedentes de los últimos años no dejaban claro si los derechos que no podía ejercer la madre podían pasar al hijo; otro aspirante era un primo hermano de los últimos tres reyes, Felipe de Évreux, rey de Navarra y esposo además de Juana, la hija de Luis X preterida en 1316; la nobleza, sin embargo, prefirió a Felipe VI de Valois, otro primo hermano de los últimos tres reyes.[133][77][118][134][135]​ Este era hijo de Carlos de Valois, hermano menor de Felipe el Hermoso y heredero por tanto por línea masculina de los capetos, si bien de forma menos directa que Eduardo.[134][135]​ Los tres pretendientes tenían firmes derechos al trono, pero los dos primeros tenían por desventaja el ser mucho más jóvenes que el tercero, que era además natural del reino y ostentaba ya la regencia.[118][125]​ Los pares de Francia se negaron a entregar la corona a un rey extranjero,[127]​ siguiendo el mismo criterio que ya habían empleado diez años antes o quizá temieron que si elegían a Eduardo el gobierno quedase en mano de su intrigante madre, odiada en Francia y que por entonces dominaba el de Inglaterra; Eduardo era, por añadidura, un Plantagenet, y por ello sospechoso de ser un vasallo levantisco y tendente a entrar en conflicto con la Corona.[136][137][138]​ Felipe, que había sido nombrado primero regente por los nobles, fue reconocido como rey tras el nacimiento de la hija póstuma de Carlos el 1 de abril.[127][128]​ La elección no suscitó quejas en Francia: el nuevo rey tenía cierta experiencia, disfrutaba del apoyo de la nobleza y era conocido de la corte.[139]​ La coronación se hizo el 29 de mayo.[127][140]​ Felipe compensó a Juana de Évreux con el reino de Navarra, cuya corona habían ostentando los tres reyes franceses que le habían precedido, si bien se guardó para sí Champaña, que tenía el mismo origen y a cambio le cedió los condados de Angulema y Mortain —de valor inferior— y ciertas rentas; en realidad, dado que tanto den Navarra como en Champaña el que heredase un mujer era algo firmemente establecido, los dos territorios hubiesen debido pasar a Juana.[127][140]​ Esta era entonces menor de edad,[140]​ pero cuando alcanzó la mayoría en 1336, refrendó el acuerdo hecho en su nombre años atrás.[127]

    Eduardo III prestó homenaje a Felipe,[76]​ si bien con notable reticencia y tardanza, tras varios apremios, por su ducado de Guyena y por el Ponthieu, después de que lo amenazasen con una nueva confiscación del ducado.[141][127][142][143]​ El rey de Inglaterra se había reconocido vasallo de Felipe VI en junio de 1329 y había hecho incluso concesiones en la Guyena, sin dejar por ello de reservarse el derecho a reclamar los territorios confiscados arbitrariamente por los monarcas franceses.[77][144]​ Esperaba por ello que a cambio Felipe no se entrometiese en el conflicto anglo-escocés, pero no sucedió así. Felipe confirmó la ayuda francesa a David Bruce. Ante tal actitud, Eduardo III volvió a proclamar sus derechos a la corona francesa, que sirvieron de pretexto para desencadenar la guerra contra Felipe.[145]​ En realidad, la disputa dinástica fue un motivo secundario de la contienda hasta los tiempos de Enrique V de Inglaterra, un mero argumento de Eduardo III para reforzar su posición, pues el verdadero objetivo no era la corona de Francia, sino la soberanía sobre ciertos territorios franceses.[112]

    La disputa por la Guyena: el problema de la soberanía[editar]

    Eduardo III de Inglaterra haciendo pleito homenaje a Felipe VI de Francia por sus feudos de la Guyena y Ponthieu.

    La disputa por la Guyena tuvo un papel más relevante incluso que la cuestión dinástica como detonante de la guerra.[145][76][112]​ La región era un problema notable para los reyes de Inglaterra y Francia: el primero era vasallo del segundo en virtud de la posesión de este territorio, en principio de soberanía francesa.[76][146][147]​ Esto permitía en teoría apelar contra un dictamen dado en la región ante el tribunal de París y no en Londres, cosa que hacían los vasallos del ducado cuando recibían fallos con los que no estaban conformes y que los agentes del rey de Francia alentaban.[148][149]​ Esto le permitía al rey francés anular las decisiones jurídicas que su homólogo inglés tomase en Aquitania,[150]​ algo totalmente inaceptable para los ingleses, que buscaban administrar el territorio sin intromisión francesa.[76]​ La soberanía del territorio quedó en disputa entre las dos Coronas durante varias generaciones y fue el motivo principal de la guerra.[55][151][152]

    La primera confiscación francesa del territorio al rey inglés se produjo ya en 1294, cuando Felipe IV se la arrebató temporalmente a Eduardo I, al que se la devolvió en 1297.[153]​ El padre de Felipe VI había ocupado en 1323 una bastida inglesa en Saint-Sardos durante una expedición emprendida por orden del entonces rey Carlos IV; el lugar se encontraba en pleno ducado de Guyena, lo que había suscitado infructuosas, pero vehementes quejas y recursos de Eduardo II de Inglaterra y del señor feudal de la zona, Raymond-Bernard de Montpezat. Este último decidió tomar las armas el 16 de octubre de ese año, mientras el procurador del soberano Francés se encontraba en Saint-Sardos para firmar una alianza. Se presentó al frente de sus huestes y reforzado por soldados ingleses ante el castillo, que atacó, y arrasó el pueblo anejo. Pasó por las armas a la guarnición y ahorcó al representante de Carlos IV.[154]​ La agresión sirvió de pretexto para que el Parlamento parisino confiscase el ducado de Guyena en julio de 1324,[153][155]​ arguyendo que su señor no había prestado el debido homenaje al rey. Seguidamente, el monarca francés invadió casi toda Aquitania con facilidad, como ya había sucedido la vez anterior, si bien la devolvió[153]​ a regañadientes en mayo de 1325, a petición del papa Juan XXII y de su propia hermana, reina de Inglaterra.[155]​ Eduardo II había tenido que transigir para lograr que le devolviesen el ducado: había tenido que enviar a su hijo, el futuro Eduardo III, a que rindiese homenaje y pese a ello Carlos pretendía amputar a la Guyena restituida el Agenais y el Bazadais.[153][156]​ La evacuación real del ducado se había retrasado primero por los problemas dinásticos ingleses y luego por la falta de pago de las cantidades acordadas tanto por el cambio de señor del ducado como la indemnización bélica.[156][nota 18]​ Las dos confiscaciones pasajeras habían servido para someter a la obediencia a un vasallo considerado por la corte francesa demasiado autónomo, pero la facilidad de la conquista dio la errónea impresión de que el gesto se podría repetir cuando fuese necesario.[155]

    La situación pareció distenderse en 1327 con el advenimiento al trono inglés de Eduardo III, que recuperó el ducado a cambio de prometer pagar una compensación de guerra.[78]​ Los franceses se resistieron pese a ello a devolver las tierras arrebatadas,[148]​ para obligar al nuevo rey inglés a rendir pleito homenaje, que este se avino a hacer[157]​ el 6 de junio de 1329. Felipe VI hizo consignar durante la ceremonia que el acto de vasallaje no incluía las tierras separadas del ducado por Carlos IV (en especial el Agenais). Eduardo, por su parte, consideró que el pleito homenaje no le privaba de reclamar las tierras perdidas, como en efecto hizo en los años siguientes.[148][158][143]​ Para entonces la Guyena había quedado reducida a una franja costera en la que los agentes reales franceses no dejaban de actuar.[153]

    Eduardo se halló en una posición débil durante los primeros años de su reinado, hasta que una conjura de barones descontentos le permitió en noviembre de 1330 ajusticiar a Mortimer, desterrar a un remoto castillo a su madre y hacerse con el poder.[159]​ Ello lo obligó a mantener una actitud conciliadora con Felipe VI, al que el 9 de marzo de 1331 confirmó que el homenaje que había hecho por sus posesiones francesas era ligio.[159]​ Los dos reyes se reunieron secretamente algunas semanas después para resolver los problemas pendientes (trazado de las fronteras de Guyena, tratamiento de los nobles exiliados por mantenerse fieles a Eduardo durante la confiscación del ducado, fijación de posibles indemnizaciones bélicas...), que no llegaron a solventarse pese a las largas negociaciones que siguieron.[159]

    Los frentes periféricos[editar]

    Escocia[editar]

    Inglaterra hubo de afrontar la segunda guerra de independencia de Escocia, que le libró entre 1332 y 1357. Las guerras entre los dos reinos lindantes eran continuas desde finales del siglo XIII.[160]​ El reino vecino había sido sometido a vasallaje en 1296,[79]​ aprovechando la muerte sin herederos varones de Alejandro III, mediante matrimonio.[108]​ Escocia estaba ligada[161]​ a Francia por la «vieja alianza» desde el 23 de octubre de 1295 y Roberto Bruce aplastó a la caballería inglesa en la batalla de Bannockburn (1314),[162]​ muy superior en número a las huestes del escocés, al frente de un ejército de hombres de armas desmontados protegidos de las cargas enemigas por una fila de piqueros.[163]​ Los ingleses copiaron este sistema de combate: disminuyeron el tamaño de la caballería y aumentaron el número de arqueros y de hombres de armas que combatían a pie, que se protegían de las cargas de caballería mediante estacas clavas en el suelo; los soldados se desplazaban a caballo para viajar más velozmente, pero combatían fundamentalmente a pie.[164]​ La guerras escocesas también permitieron al ejército inglés ganar experiencia y solidez.[79]

    Eduardo III empleó esta nueva manera de luchar en las guerras escocesas en las que sostuvo a Eduardo Balliol contra David II, hijo de Roberto Bruce.[162]​ Este falleció en 1329[165]​ cuando se hijo David era aún un niño de siete años, lo que animó a Eduardo III a intervenir en Escocia con su propio candidato, Balliol, primero de manera indirecta, con dinero y soldados y luego, en 1333, abiertamente.[153][79][162]​ La nueva táctica les permitió a los ingleses vencer en varias batallas importantes, entre ellas la de Dupplin Moor de 1332 y la de Halidon Hill de 1333.[166][167]​ David II fue vencido, huyó de Escocia y se refugió en Francia, donde le dio amparo Felipe VI.[79][168][169][161]​ Eduardo Balliol fue coronado rey de Escocia, en calidad de vasallo de Inglaterra,[170]​ a la que cedió las tierras al sur del fiordo de Forth,[162]​ con escaso respaldo popular. El papa Benedicto XII trató de conciliar a los reyes inglés y francés, pero no pudo impedir que Felipe ayudase económica y militarmente de David II a recuperar el trono escocés,[157][171]​ al que despachó en la primavera de 1336 algunas de las tropas que había reunido para emprender una cruzada que finalmente no se llevó a cabo.[161][172][173]​ Los preparativos franceses para sostener a los apurados partidarios de David II preocuparon a Inglaterra, que temió incluso una invasión francesa de Gran Bretaña.[172]​ Los combates se reanudaron de nuevo en la frontera anglo-escocesa en 1342, atizados por el monarca francés.[161]

    La campaña de Escocia le permitió a Eduardo III formar un ejército moderno y habituado a las nuevas tácticas militares, también a las que empleaba la caballería: la cabalgada de saqueo en la que un contingente recorría grandes distancias dedicada a devastar el territorio enemigo se había empleado también en Escocia.[164]

    Artois[editar]

    Felipe VI en la sesión que condenó a Roberto de Artois.

    En el condado de Artois surgió una de las crisis sucesorias habituales en aquella época: el conde Roberto II falleció en 1302[174]​ sin dejar herederos varones.[161]​ Heredó el feudo su hija Matilde,[174][175]​ esposa de Otón IV de Borgoña y suegra de Felipe V y Carlos IV de Francia.[161]​ Sin embargo, el nieto del difunto Roberto, se sintió postergado y mal compensado y reclamó varias veces, aunque en balde, que se le entregase el condado.[174][175]​ Matilde falleció inopinadamente en noviembre de 1329[nota 19]​ cuando el Parlamento de París estaba revisando una nueva reclamación de Roberto y algunos acusaron a Roberto de haberla envenenado.[161][176][175]​ A las pocas semanas falleció también la hija y heredera de Matilde y el condado pasó al hermano de la reina, el duque de Borgoña.[177]​ La documentación que presentó Roberto para respaldar sus pretensiones era falsa y el Parlamento finalmente falló en su contra en 1331.[177][175][nota 20]​ Se comenzó a investigar a Roberto, que huyó a sus tierras y luego desapareció, rehusando comparecer ante sus investigadores.[177]​ Finalmente se le desposeyó de sus propiedades en abril de 1332, año en que huyó a refugiarse con el duque de Brabante,[nota 21]​ que lo acogió durante tres años hasta que los demás nobles de la región lo obligaron a expulsarlo.[177]​ Roberto acabó huyendo y se refugió en Inglaterra,[177]​ a cuyo rey reconoció también como soberano de Francia.[161][175]​ Este sometimiento hizo esperar a la corte inglesa que otros grandes señores franceses siguiesen su ejemplo y reconociesen por rey a Eduardo III.[161]

    Flandes[editar]

    Flandes se hallaba a comienzos del siglo XIV en gran tensión, en equilibrio inestable entre el poder del conde y la autonomía de las grandes ciudades industriales como Brujas, Gante o Ypres y entre la dependencia política de Francia, a la que pertenecía el condado, y la económica de Inglaterra, cuya lana abastecía la industria textil.[161][148]​ Una revuelta político-social había estallado en Brujas en junio de 1323, que se extendió por toda la costa del condado, atrayendo sobre todo al campesinado acomodado, que se encuadró en unidades con sus propios capitanes, expulsó a los recaudadores de impuestos del conde y destruyó algunas casas de la nobleza.[178]​ El burgomaestre de Brujas solicitó el auxilio de Eduardo III.[179]

    El conde carecía de ejército propio, ya que el no pudo sofocar por sí mismo el alzamiento.[179]​ Acudió a hacer pleito homenaje por el condado a Felipe VI en 1328 y aprovechó el viaje para solicitar ayuda inmediata al nuevo rey contra los rebeldes.[179]​ Los conflictos sociales hicieron intervenir militarmente a la Corona francesa, que en agosto de 1328 aplastó a los rebeldes campesinos y artesanos en la batalla de Cassel,[142]​ en la que once mil de ellos perecieron a manos de la caballería francesa.[180][181]​ La intervención militar estrechó los lazos entre Felipe VI de Francia y el conde Luis de Nevers, que había recuperado el condado merced a la intervención del rey y lo conservó mediante el terror,[182]​ y socavó la influencia inglesa.[180][148]

    Primeras desavenencias[editar]

    Enrique II Plantagenet.

    A mediados del siglo XII, a los duques normandos sucedió la dinastía Anjou, condes poderosos que poseían territorios en el oeste de Francia. El duque angevino Enrique Plantagenet, casado con Leonor de Aquitania, accedió al trono inglés como Enrique II de Inglaterra, aportando así al reino británico sus posesiones y las de su mujer, el ducado de Aquitania.

    Felipe II de Francia, en su lucha por limitar el poder de los soberanos ingleses, apoyó la rebelión de algunos de los hijos de Enrique II y la madre de ellos, Leonor de Aquitania, aunque la rebelión acabó no teniendo éxito. Ricardo Corazón de León, uno de los hijos que participó en la fracasada rebelión, sucedió en el trono a su padre en 1189.

    Tratado de París[editar]

    Enrique III de Inglaterra (1207-1272) heredó el trono con solo nueve años, lo que trajo consigo un período de zozobras y temores que desembocó en el desfavorable Tratado de París en 1259. Enrique abdicaba desde lo formal al rey francés Luis IX todas las posesiones de sus antepasados normandos y a todos los derechos que pudieran corresponderle. Esto incluía la pérdida de Normandía, Anjou y todas sus demás posesiones salvo Gascuña y Aquitania, que había heredado por vía materna. Estas dos regiones quedaban sometidas al homenaje, una especie de pago, renta o tributo que Enrique otorgaría al rey francés para conservarlas.

    Eduardo I[editar]

    Eduardo I de Inglaterra, hijo de Enrique III, no se conformó con esta situación de sometimiento: construyó una base de poder militar y económico muy superior a la de su padre y quiso colocar de nuevo a su corona en una posición de fuerza en el continente. Inició hostilidades contra la Francia de Felipe III (que duraron cuatro años: de 1294 a 1298) pero, más dedicado a consolidar su poder en el interior de la propia Inglaterra, no hizo nada más respecto de Francia.

    Cuando falleció, otro lapso de convulsiones azotó a Inglaterra. Una Escocia fuerte, motivada y organizada, liderada por Robert the Bruce, venció a los ingleses en varias ocasiones, derrotando al sucesor de Eduardo, Eduardo II, y logrando la ansiada independencia.

    La guerra de San Sardos y Eduardo III[editar]

    Entre 1324 y 1325 se produjo una nueva guerra entre Inglaterra y Francia, conocida por los historiadores como guerra de San Sardos por el poblado donde tuvieron lugar las principales acciones. La corona inglesa pasó pronto a manos de Eduardo III, que era solo un niño, pero a pesar de todo no estaba dispuesto a dejarse vencer con tanta facilidad. El rey de Francia, Carlos IV murió, como sus antecesores, sin dejar heredero varón.

    La maldición de los Capetos[editar]

    Luis IX de Francia, conocido como San Luis.

    La muerte de Carlos IV era el fin de la poderosa y prolongada dinastía de los Capetos. Había sido fundada por Hugo Capeto en 987, y había dado una larga serie de poderosos monarcas que incluía a Luis VI, Luis VII y Luis VIII, todos ellos comandantes en las Cruzadas. Tras la muerte del rey siguiente, san Luis, orientador y capitán de la cruzada contra los cátaros, la dinastía Capeto tuvo aún otro poderoso rey: Felipe el Hermoso. Con él comenzó la decadencia: Felipe destruyó a la antigua y noble Orden del Temple, llevando al juicio y a la hoguera a muchos de sus dirigentes, en especial a su último Gran Maestre Jacques de Molay. La tradición cuenta que De Molay, de pie sobre las llamas que lo consumirían, maldijo a Felipe el Hermoso, al Papa y a la familia Capeto, profetizando su pronta extinción y olvido.

    En efecto, Felipe IV murió en 1314, en el curso del mismo año de la ejecución de los templarios. Tenía tres hijos. El mayor, Luis X el Obstinado, fue coronado en agosto de 1315 y murió a los pocos meses, mientras su esposa estaba embarazada. El niño recién nacido iba a ser coronado con el nombre de Juan I; en razón de su corta edad, fue nombrado regente el hermano mediano de su padre, Felipe. El pequeño murió siendo un bebé, por lo que se lo conoce como Juan el Póstumo. Así, su tío Felipe debió ser coronado de inmediato bajo el nombre de Felipe V el Largo. Este rey, aunque enérgico e inteligente, era débil de salud y falleció solo cinco años después, dejando cuatro hijas que no podían heredar en virtud de la Ley Sálica que él mismo invocó para poder suceder a su sobrino. Le sucedió entonces el tercer hijo de Felipe el Hermoso (y por tanto hermano pequeño de Luis X y Felipe V): Carlos Capeto, que reinó bajo el nombre de Carlos IV.

    La supuesta maldición de los templarios terminó de cumplirse el 1 de febrero de 1328 al fallecer este rey, dejando solo dos hijas (una póstuma) y ningún varón para heredar. En apenas catorce años, y luego de cuatro breves reinados, la dinastía de los Capetos se había extinguido.

    Intrigas y declaración de guerra (1330-1337)[editar]

    La tensión entre los dos soberanos aumentó, atizada por la actitud belicosa de la nobleza de ambos reinos, y acabó desatando la guerra en 1337.

    El rey de Francia colaboraba con los escoceses en la lucha que estos sostenían contra Inglaterra,[172]​ actitud de larga tradición de los reyes capetos, plasmada en la llamada «antigua alianza» (Auld Alliance).[183]​ Eduardo III había expulsado a David Bruce de Escocia en 1333; Felipe VI lo había acogido en el castillo Gaillard y rearmaba a sus partidarios, preparando la vuelta del escocés a su reino.[172]​ Felipe convocó en 1334 a los embajadores ingleses, entre los que se encontraba el arzobispo de Canterbury, para comunicarles que Escocia también debía estar incluida en la paz general que estaban negociando Francia e Inglaterra y que parecía a punto de firmarse.[171][184][185]​ En 1335, David Bruce atacó las islas Anglonormandas con una flota que pagó el rey francés. La ofensiva fracasó, pero hizo temer a Eduardo III que fuese un mero preludio de la invasión de su reino.[166]

    La intervención francesa en Escocia, aunque pequeña, convenció a Eduardo de que la guerra con Francia era inevitable.[186]​ El Parlamento se reunió en Nottingham en septiembre de 1336 para condenar las acciones del monarca francés y aprobar los subsidios para costear los gastos de la nueva guerra que se avecinaba.[186]​ Seguidamente el Gobierno abandonó York, donde había pasado los cuatro años anteriores debido a las guerras escocesas, y volvió a Londres, donde comenzaron los preparativos bélicos.[186]​ Se despacharon tropas a la Guyena y se apostó una escuadra en el canal de La Mancha, al tiempo que Felipe hacía lo propio en Normandía y Flandes.[186]

    La reanudación del conflicto aquitano, que las negociaciones no lograron solucionar,[187]​ y el apoyo de los Valois a los adversarios escoceses de Eduardo III hicieron que este volviese a esgrimir sus derechos de sucesión al trono francés.[153]​ Felipe VI le había confiscado la Guyena el 24 de mayo de 1337,[153][187]​ acusándolo de felón.[188][186]​ Esta tercera confiscación resultó intolerable a Eduardo III, que reaccionó a su vez reclamando para sí la corona francesa:[189][186]​ despachó al obispo de Lincoln a París el 7 de octubre de ese año para arrojar el guante como desafío a Felipe, gesto con el que dio comienzo la contienda, si bien ya había habido choques en los meses anteriores.[77][146][190]​ Los dos bandos hacía tiempo que se estaban preparando para la guerra, buscando aliados y aprestando ejércitos.[191]​ La tercera confiscación de la Guyena fue el detonante de la guerra abierta.[192]

    Principales fases del conflicto[editar]

    La guerra de los Cien Años tuvo una estructura simétrica en la que se repitió una secuencia de etapas: entre 1337 y 1380 se dieron por primera vez las tres etapas que se repitieron luego. Estas fueron un hundimiento del poderío de la monarquía francesa, seguido de un período de crisis y luego de otro de recuperación. Estas mismas etapas se repitieron entre 1415 y 1453. Entre ambos períodos temporales hubo una larga tregua debida a los conflictos internos que sufrieron los dos bandos.

    Cada uno de los dos grandes períodos de combates se puede subdividir a su vez en dos:

         Territorios controlados por los franceses      Territorios controlados por los ingleses      Territorios controlados por el duque de Borgoña
    • De 1337 a 1364, el genio táctico de Eduardo III de Inglaterra le permitió obtener una serie de victorias sobre la caballería enemiga. La nobleza francesa quedó totalmente desacreditada por las sucesivas derrotas y el país se sumió en la guerra civil. Los ingleses se adueñaron de gran parte del reino francés en virtud del Tratado de Brétigny.
    • De 1364 a 1380, Carlos V llevó a cabo una lenta recuperación de territorios, confiando en vencer merced al sentimiento nacional de la población. Permitió que los ingleses devastasen los campos en sus cabalgadas y evitó los desmanes de las Grandes compañías contra la población envíandolas a combatir a Castilla. Evitó las batallas campales, que habían resultado desastrosas para los franceses en la etapa anterior del conflicto y se dedicó a recobrar plazas fuertes mediante asedios. Así, a Eduardo III no le quedaban en el continente más que Calais, Cherburgo, Brest, Burdeos, Bayona y algunos castillos del Macizo Central en 1375.
    • De 1380 a 1429, la minoridad y luego la locura de Carlos VI de Francia permitió que los grandes señores del reino se hiciesen con el poder, que desató la rivalidad entre los sucesivos duques de Borgoña y el de Orleans, transformada finalmente el guerra civil. Enrique V de Inglaterra la aprovechó para recobrar territorios. Los franceses fueron vencidos de manera aplastante en la batalla de Azincourt. El asesinato en 1419 de Juan I de Borgoña hizo que los borgoñones se coligasen con los ingleses y se desbaratase el partido armañac. Enrique V desposó a la hija de Carlos VI en virtud del Tratado de Troyes de 1420, devino heredero de este y acumuló en sí los títulos de rey de Inglaterra y regente de Francia. El delfín Carlos fue desheredado. Enrique VI de Inglaterra sucedió a su padre, muerto inopinadamente, cuando aún contaba con pocos meses de edad, pero ya se le concedieron los títulos de rey de Inglaterra y de Francia.
    • De 1429 a 1453, los ingleses fueron expulsados de Francia paulatinamente. Juana de Arco representó el sentimiento nacional e hizo coronar a Carlos VII pese a lo acordado en Troyes. Los ingleses, sin grandes apoyos entre la población, fueron perdiendo territorios progresivamente. El Tratado de Arrás de 1435 puso fin a la liga anglo-borgoñona e inclinó la suerte del conflicto definitivamente en favor de Francia. Los ingleses solo conservaban Calais en 1453, tras la derrota que sufrieron en Castillon, aunque la paz tardó todavía: se firmó en 1475, ya en tiempos de Luis XI de Francia y Eduardo IV de Inglaterra.

    La guerra[editar]

    Entre los hijos de Felipe IV el Hermoso estaba Isabel (llamada la "Loba de Francia"), que era la madre de Eduardo III de Inglaterra. El joven rey, de tan solo dieciséis años, pretendió reclamar su derecho al trono de Francia, consideró que la corona francesa debía pasar a su madre. Aun así, si la tesis inglesa tuviese acogida, las hijas de Luis X, Felipe V y Carlos IV tendrían mayor derecho de transmitir la corona, por sobre su tía Isabel de Francia.

    Francia no estaba de acuerdo, por lo tanto invocaron la ley sálica, que impedía la transmisión de la corona a través de la línea femenina, y por ello decidieron que la corona recién abandonada por los Capetos pasara al hermano menor de Felipe el Hermoso (y tío de Luis X, Felipe V y Carlos IV): Carlos de Valois. Pero corría 1328, y Carlos había muerto tres años antes. De ese modo, correspondió según la teoría francesa coronar al hijo de este, Felipe de Valois, bajo el nombre real de Felipe VI. Este fue el primer monarca de la dinastía Valois, que reinó en Francia sin que Eduardo III pudiese hacer nada para evitarlo. Ahora, correspondía que Eduardo rindiera (y pagase) homenaje al orgulloso Felipe por sus exiguas posesiones, las pocas que aún conservaba en Francia.

    Las victorias de Eduardo III (1337-1364)[editar]

    La guerra indirecta[editar]

    Efigie funeraria de Eduardo III de la abadía de Westminster.
    Felipe VI de Valois, rey de Francia, en una miniatura de Le procès de Robert d'Artois.

    Al comienzo del conflicto el objetivo de Eduardo era reivindicar para sí la corona de Francia en tanto que nieto de Felipe el Hermoso, mientras que para Felipe VI la meta era la recuperación de la Guyena y el desbaratamiento de las pretensiones reales de su enemigo inglés.

    Los combates no comenzaron inmediatamente después de la declaración de guerra de 1337 a causa de la penuria financiera de los dos reyes, que los obligó a solicitar la aprobación de los impuestos necesarios para sufragar la contienda a los respectivos parlamentos y asambleas locales, a menudo a cambio de la confirmación de privilegios, la concesión de otros nuevos o de exenciones.[193]​ Fue entonces cuando surgieron en Francia los Estados, asambleas aún poco organizadas en las que los contribuyentes regateaban su apoyo financiero a los representantes reales.[194]​ La falta de dinero hizo que se aceptase la suspensión de hostilidades propuesta por el papa para los seis primeros meses de 1338.[195]​ La lucha comenzó indirectamente, mediante el choque de aliados de los dos reyes enfrentados: Eduardo III de Inglaterra sostuvo a Juan de Montfort contra Carlos de Blois, pariente de Felipe VI en la guerra de Sucesión de Bretaña.[196]​ Por su parte, Felipe apoyó a los escoceses en la guerra que estos libraban contra los ingleses.[197]

    Operaciones navales[editar]

    Los primeros años de la guerra fueron favorables a Francia en el mar.[198]​ Los navíos franceses y los de sus mercenarios italianos recorrieron el canal de La Mancha, se apoderaron de las Islas Anglonormandas y saquearon incluso algunos puertos enemigos tanto en Gran Bretaña como en Francia.[198]​ Los normandos prepararon incluso una invasión de Inglaterra en 1339, que finalmente no se llevó a cabo, aunque los preparativos hechos permitieron enviar una gran flota a Flandes en 1340, que debía evitar que Eduardo pasase al continente.[198]

    Alianzas alemanas de Eduardo y combates en Flandes (1336-1345)[editar]

    El soberano inglés intrigaba mientras en Flandes: su matrimonio con Felipa de Henao[61]​ le permitía establecer vínculos con el norte de Francia y con el Sacro Imperio.[199][200]​ Por añadidura, Roberto de Artois estaba refugiado en Londres desde 1336.[199]​ Eduardo había comprado la alianza del conde de Henao —conde de Holanda y Zelanda también, y suegro de Eduardo— y la del emperador Luis IV de Baviera (26 de agosto de 1337)[201]​ por trescientos mil florines y tanto el duque de Brabante como el conde de Güeldres le eran favorables.[202][203][204]

    Eduardo III reaccionó prohibiendo la exportación de lana en agosto de 1336 y la importación de paño en febrero de 1337,[202]​ lo que dejó en el paro a gran parte de los operarios de la industria del paño, muchos de los cuales emigraron.[180][205][206]​ Luis de Nevers arrestó a los comerciantes ingleses en Flandes, y Eduardo a los flamencos que se hallaban por entonces en Inglaterra.[172]​ La crisis económica que desató el embargo de lana hizo que la burguesía buscase la colaboración inglesa a cambio de reconocer la autoridad de Eduardo III.[180]​ La amenaza económica hizo que la región se rebelase contra los franceses en 1337.[207][208]​ El rey inglés sostuvo al mismo tiempo la nueva industrial textil de Brabante,[209]​ territorio con el que estaba coligado, e invitó a los tejedores flamencos desempleados a Inglaterra para que ayudasen a desarrollar una industria inglesa.[210]​ Así, si Flandes permanecía neutral o tomaba partido por Felipe VI, Inglaterra podía arruinar su economía cortando el suministro de lana.[211]​ El conflicto afectó intensamente a los pañeros flamencos, que se rebelaron contra su conde Luis I de Flandes,[212]​ acaudillados por Jacob van Artevelde, rico burgués de Gante, quien, tras hacerse con el poder en la región, se coligó con el rey inglés.[207][208][213]​ Felipe trató infructuosamente de contener la rebelión en Flandes, permitiendo incluso que el condado permaneciese neutral con la guerra con Inglaterra.[214][208]​ El cabecilla rebelde fue extendiendo su control sobre el condado desde Gante durante los primeros meses de 1338; la comisión de representantes de ciudades que presidía tenía autoridad desde Bailleul al sur hasta Termonde en el norte.[215][208]​ El conde Luis, por su parte, sopesó hacer asesinar a Van Artevelde e intentó apoderarse por sorpresa de varias de las principales ciudades con la colaboración de la nobleza de la región, sin conseguirlo; frustrado, se refugió en la corte francesa en febrero de 1339.[216][208]​ Los rebeldes mientras pactaron con Inglaterra la reanudación del comercio de la lana y firmaron un acuerdo comercial en junio de 1338; en julio hubo un primer envío limitado de lana.[216][217]​ Sin embargo, los rebeldes, más contrarios a la mala administración de su conde que partidarios decididos del rey inglés, evitaron durante dos años ligarse demasiado estrechamente a Eduardo.[217]​ Este visitó Amberes y a su aliado el duque de Brabante en julio de 1338 para tratar de que las ciudades flamencas pasasen de la neutralidad pactada en los meses anteriores a la alianza con Inglaterra, pero no lo logró.[216][218]​ Por el momento, los rebeldes flamencos se limitaron a adoptar una neutralidad favorable al monarca inglés.[217]​ El viaje sirvió, sin embargo, para estrechar lazos con el emperador: Eduardo visitó al emperador Luis de Baviera en Coblenza el 5 de septiembre y este lo nombró vicario imperial y reconoció sus derechos a la corona francesa, a cambio de dinero.[216][218]​ El cargo traspasaba al soberano inglés los poderes imperiales en el norte de la antigua Lotaringia.[201]​ El emperador hizo prometer a los señores alemanes de la región que ayudarían a Eduardo en su guerra con Felipe, a lo que él mismo se comprometió durante siete años.[219]​ Eduardo hizo acudir a rendirle homenaje a todos los señores de los Países Bajos —solamente el obispo de Lieja se ausentó de las sucesivas ceremonias—, que sirvieron para acrecentar su poder aparente, pero también para impedir las operaciones militares antes de que llegase el invierno de 1338-1339.[219]​ Las dificultades financieras de Eduardo para sostener las onerosas alianzas alemanas y neerlandesas eran cada vez mayores.[220]

    Los dos beligerantes tuvieron problemas para reunir tropas, por lo que la campaña de 1339 comenzó tarde, entrado ya el otoño.[221]​ El rey inglés había pasado desde julio a finales de septiembre esperando en vano la llegada de las tropas de sus supuestos aliados alemanes.[222]​ Intentó vanamente apoderarse de Cambrai, que defendía una guarnición francesa.[223][nota 22]​ Penetró en Picardía y trató de librar una batalla campal con el enemigo, pero este lo evitó y el soberano inglés acabó retirándose al norte a finales de octubre.[223][222]​ Los quince meses de estancia en los Países Bajos, la alianza de numerosos príncipes de la región y la obtención de la vicaría imperial se habían saldado con una campaña de magros resultados.[222]

    Eduardo pasó a tratar con los flamencos tras haber sido abandonado por los príncipes alemanes en la campaña de 1339.[222]​ Hasta entonces, se había negado a hacer sustanciales concesiones económicas a los insurrectos flamencos para no perjudicar a sus aliados brabanzones.[217]​ La liga entre el conde Luis I de Flandes y el rey francés indignaba y atemorizaba a los flamencos, disgustados también con el aumento de la presión fiscal y temerosos que el cercano ejército francés sirviese de nuevo para aplastar su levantamiento contra el conde, como había sucedido en 1328.[217]​ La amenaza francesa hizo a Van Artevelde más dispuesto a pactar con Eduardo, cuyas tropas necesitaba para protegerse.[217]​ La reanudación del conflicto con Francia hubiese supuesto, sin embargo, el pago de una onerosa indemnización al papa, que podía excomulgar al conde o incluso lanzar el interdicto contra las ciudades flamencas. Para sortear la negativa de las ciudades flamencas a rescindir su juramento de lealtad al rey de Francia, Eduardo aceptó tras titubear presentarse como tal, de manera de los rebeldes pudiesen ligarse más estrechamente a él sin quebrantar en apariencia su fidelidad al rey francés, que a partir de entonces sería él.[223][180][110]​ La alianza final se alcanzó el 3 de diciembre de 1339, con gran coste para los ingleses: traspaso del centro exportador de lana de Amberes a Brujas, devolución de las castellanías del sur entregadas al rey francés en tiempos de Felipe IV,[nota 23]​ concesión de un subsidio de ciento cuarenta mil libras para mejorar la defensa y ayuda naval y terrestre en caso de ataque francés.[217]​ Los flamencos se comprometían a ayudar militarmente a Eduardo, al que reconocían como rey de Francia.[217]​ Eduardo III se presentó en Gante en enero de 1340, donde juró respetar los privilegios de las ciudades y firmó tres tratados fundamentalmente comerciales con los flamencos.[180][224][217]​ El monarca inglés sorteó el temor flamenco a la excomunión prometiendo el envío de sacerdotes ingleses, que dirían la misa pese a la prohibición papal.[225]​ Seguidamente volvió a Inglaterra para recabar fondos con los que pagar a sus acreedores neerlandeses, a los que dejó en prenda a su mujer y a sus hijos menores.[226]​ Entonces fue cuando nació, en Gante, su tercer hijo (llamado por ello «Juan de Gante»), Juan, luego duque de Lancaster.[217]

    Los flamencos reanudaron el tráfico con Inglaterra, por lo que los franceses enviaron la flota a La Esclusa, en la embocadura del canal que une Brujas con el mar del Norte y único buen[226]​ puerto del condado flamenco, con el fin de imponer un bloqueo naval a la región.[180]​ Eduardo llegó a la zona con la flota inglesa en junio de 1340, tras cuatro meses de preparativos; era algo mayor que la enemiga y estaba mucho mejor mandada.[227]​ El descalabro de la flota en la batalla de la Esclusa del 24 de junio de 1340,[180]​ que había sido reforzada por navas bretonas[nota 24]​ puso fin al dominio naval francés y dio comienzo al inglés, que duró varios años.[226][nota 25]​ La grave derrota desbarató los planes de enviar tropas francesas a Escocia y permitió a Eduardo III reanudar el comercio de lana con Flandes.[229]​ A continuación, Eduardo se encaminó directamente contra Tournai, primer punto del dominio regio francés en la zona, a orillas del Escalda, al frente de unos treinta mil soldados, propios y de sus aliados flamencos.[230]

    No logró apoderarse de Tournai, que sitió durante dos meses con Artevelde y el duque de Brabante,[231]​ por lo que acabó pactando una tregua (septiembre de 1340)[231]​ que duró hasta junio de 1342.[180][232]​ La falta de una victoria clara de cualquiera de los bandos, la llegada del invierno y las dificultades financieras que aquejaban a los dos los impelió a suscribir la tregua, propuesta por los emisarios del papa.[180][232]​ Eduardo huyó secretamente de la zona, donde lo acosaban los acreedores, y volvió a Inglaterra.[233]​ Sus deudas arruinaron a varios bancos italianos que habían contribuido a sufragar sus dos campañas fracasadas de 1339 y 1340.[234]​ La escasez de subsidios ingleses desmoronó a continuación las costosas alianzas de Eduardo en el Sacro Imperio.[235]​ Eduardo perdió el apoyo del emperador Luis de Baviera y de los señores alemanes, poco interesados en una contienda que no les había reportado ingresos como habían esperado.[236]​ El emperador despojó a Eduardo de su cargo de vicario imperial y se reconcilió con Felipe VI durante la primavera de 1341.[236][235]​ Los arzobispos de Maguncia y Tréveris siguieron su ejemplo y los duques de Brabante y Güeldres renovaron las treguas que tenían pactadas con el soberano francés.[236]​ La agudización del enfrentamiento entre el emperador y el nuevo papa Clemente VI (elegido en 1342), hizo que a partir de entonces aquel se desentendiese del conflicto anglo-francés para concentrarse en el que le oponía al papa.[235]

    La reanudación del comercio de lana no bastó, empero, para terminar con la crisis en Flandes, lo que socavó paulatinamente la autoridad de Jacob van Artevelde. El condado se sumió en una serie de continuas disputas internas entre partidarios y contrincantes de Van Artevelde, entre ciudades e incluso entre oficios.[237]​ Por añadidura, el papa Clemente VI había excomulgado a los flamencos, acusados de perjuros a su señor,[110]​ lo que facilitó la vuelta de Luis II al condado en 1342 y obligó a Jacob van Artevelde a radicalizar su posición.[233]​ Este se negó a reconocer la autoridad de Luis y ofreció el condado a Eduardo de Woodstock, hijo del rey de Inglaterra, luego apodado el «Príncipe Negro».[238][239][233]​ El proyecto no llegó a fructificar: Van Artevelde fue asesinado durante una revuelta el 17 o el 24 de julio de 1345, al poco de haberse presentado Eduardo con una flota, que zarpó tras conocer el asesinato de su aliado.[240][233]​ Flandes abandonó la liga con Inglaterra para retomar la que había tenido con Francia.[241][238]

    Sucesión de Bretaña[editar]

    El ducado de Bretaña era un territorio francés que conservaba netos particularismos, entre ellos la lengua celta traída por los inmigrantes de la Gran Bretaña.[180][242]​ El duque Juan III falleció el 30 de abril de 1341 sin heredero directo.[180][231][234]​ Se disputaron la herencia una sobrina del difunto, Juana de Penthièvre y el hermano de Juan, Juan de Montfort, que negó la posibilidad de que el ducado quedase en manos de una mujer, pese a la costumbre bretona lo permitía.[180][243][234]​ Fundamentalmente, la Bretaña celta favoreció a Juan mientras que la francesa (el sur y este del ducado), prefirió a Juana y su esposo.[242][244]​ Felipe VI debía dirimir la cuestión aceptando el homenaje del nuevo señor del feudo, pero Juan temía que lo hiciese en favor de su rival, que era a la sazón esposa de Carlos de Blois, sobrino del soberano francés.[180][243][245]​ En consecuencia, intentó adueñarse del ducado por la fuerza: ocupó las principales plazas fuertes por sorpresa entre mayo y julio de 1341, pero no logró el respaldo del alto clero ni de gran parte de la nobleza, que llamaron en su auxilio al rey Felipe.[246][245]​ Juan había marchado con un séquito a Inglaterra, donde se entrevistó con Eduardo III en julio, que prometió ayudarlo.[247][245]​ A la vuelta acudió a París, donde el tribunal de los pares juzgaba la herencia bretona, pero, viendo que el rey le era hostil, huyó disfrazado de la ciudad y regresó a Bretaña.[248][245]​ El tribunal falló en contra de Juan el 7 de septiembre.[248][245]​ Felipe, tras recibir el homenaje del nuevo duque Carlos, despachó al delfín al frente de un ejército que se presentó ante Nantes y prendió a Juan en noviembre, tras un asedio de la plaza.[249][250][245]​ La disputa parecía zanjada, pero duró en realidad casi veinticinco años, en parte por la ausencia casi continua de los pretendientes a la corona ducal, que dejaron los combates en manos de sus partidarios, que dilataron la guerra, que era a la vez su forma de vida y su pasatiempo.[251]

    Juan contaba con el respaldo de las ciudades, de parte de la pequeña de la nobleza y una sección del campesinado, además del vigor de su esposa Juana de Flandes, que se hizo la cabeza de su partido.[249][252][245]​ Juana reconoció a Eduardo como rey de Francia para obtener su apoyo.[252]​ La disputa sucesoria se transformó en conflicto civil, al que se sumaron los ingleses en 1342, cuando acudieron en ayuda de Juana de Flandes, cercada por Carlos de Blois en Hennebont, donde se había defendido con gran brío.[249][253]​ Dos contingentes ingleses más desembarcaron a lo largo del verano de 1342; en uno de ellos llegó Roberto de Artois, que fue herido de muerte en un combate.[254][255]​ Eduardo llegó en octubre, tras haber combatido con los escoceses y cercó Vannes, donde se había refugiado Carlos tras abandonar el sitio de Hennebont.[254][255]​ El duque de Normandía acudió en su socorro a mediados de diciembre y luego se sumó a la campaña el propio Felipe VI.[254]​ El mal tiempo hizo que los dos bandos aceptasen la mediación de dos cardenales, legados pontificios, que lograron que se firmase una nueva tregua de dos años el 19 de enero de 1343, la Tregua de Malestroit.[254][249][255]​ Juan de Monfort fue liberado a cambio de que no volviese a Bretaña, aunque lo hizo,[255]​ y su esposa y su hijo evacuaron el ducado con los ingleses.[254]​ Eduardo ocupó distintos puntos estratégicos en nombre de Monfort, al tiempo que obtenía la tutela su hijo y el de Juana de Flandes, que se había vuelto loca.[255]​ Eduardo dominaba en la práctica los asuntos del ducado a finales de 1345.[255]​ El ducado quedó dividido en dos: Carlos de Blois dominaba la zona francesa, la Alta Bretaña y Nantes, mientras que los Monfort tenían Léon, Cornualles y casi toda la Baja Bretaña, posiciones que cada bando conservó esencialmente durante toda la guerra sucesoria.[254]​ Esta se libró mediante una serie de asedios, combates singulares y escaramuzas desorganizadas.[254]

    La tregua de 1343 se renovó en varias ocasiones, pero el fracaso de los parlamentos de Aviñón, en los que quedaron clara las posturas de los beligerantes (exigencia inglesa de una Guyena independiente y crecida y negativa francesa a ceder la soberanía de ningún territorio del reino) hizo que se dejase caducar en marzo de 1345.[256]Thomas Dagworth emprendió al punto una ofensiva en Bretaña, donde se adueñó de varias ciudades.[257]​ Juan de Monfort murió en 1345, lo que dejó a Carlos de Blois como único pretendiente a la corona ducal de Bretaña. Este cayó en poder del enemigo cuando trataba de recobrar la plaza de La Roche-Derrien en junio de 1347.[258]

    Los franceses contaban con superioridad naval, merced en parte a los mercenarios genoveses, lo que permitió a la flota francesa atacar repetidamente los puertos ingleses.[nota 26]​ Los franceses sopesaban cortar las conexiones marítimas entre el continente y Gran Bretaña, para privar a Inglaterra del vino de la Guyena y de la sal de Bretaña y Poitou, de gran importancia para el enemigo.[nota 27]​ Interrumpieron en efecto el comercio de lana con Flandes y el de vino de Burdeos, lo que perjudicó gravemente las finanzas inglesas.

    La batalla de la Esclusa en una miniatura de las Crónicas de Froissart.

    Situación en Navarra[editar]

    Felipe IV y Carlos IV habían sido reyes de Navarra además de serlo de Francia; administraron el pequeño reino ibérico mediante gobernadores con amplios poderes.[249]​ Sin embargo, la asamblea de ricos hombres, caballeros y villanos decidió en 1328 escoger un heredero diferente al elegido en París: se decidió por unanimidad reconocer como reina a Juana, la hija de Luis X postergada de la sucesión francesa en 1316, que era esposa de Felipe de Évreux, el frustrado aspirante al trono francés.[249]​ La proclamación se hizo el 5 de marzo de 1329 en Pamplona.[249]​ Los dos reinos quedaban formalmente desligados en cuanto sus soberanos (que eran primos), pero el navarro siguió muy interesado en la política francesa.[260]​ Felipe pereció combatiendo el Algeciras en favor de Alfonso XI de Castilla y Juana quedó como soberana durante los seis años que sobrevivió a su marido.[261]​ Luego la corona pasó a Carlos II de Navarra.[261]

    Fracaso escocés[editar]

    Felipe VI empezó a temer una invasión inglesa del reino, por lo que convenció a los aliados escoceses para que atacasen Inglaterra desde el norte, confiando en que la concentración de las huestes inglesas en el sur del reino hubiese dejado casi inerme la frontera septentrional.[262]​ La ofensiva escocesa debía servir además para debilitar el estrecho cerco al que por entonces Eduardo III estaba sometiendo a Calais.[258]​ David II emprendió la invasión el 7 de octubre de 1346 al frente de doce mil hombres, rodeó Durham y alcanzó un pequeño pueblo cercano, Neville's Cross.[258]​ El arzobispo de York, encargado de la defensa fronteriza, venció y apresó a David en la batalla de Neville's Cross (17 de octubre), remedo de Crécy por el hábil uso de los arqueros.[258]​ El rey escocés pasó los siguientes once años preso en la Torre de Londres.[258]​ La victoria sobre los escoceses dejó a Eduardo III libre de poder invadir Francia sin preocuparse de la seguridad del reino.

    Cabalgadas inglesas e ineficaz defensa francesa[editar]

    Primera fase de la guerra:
    Principales batallas Principales batallas                      Cabalgada de Eduardo III de 1339                      Cabalgada de Eduardo III de 1346                      Cabalgada del Príncipe Negro de 1355                      Cabalgada de Lancaster de 1356                      Cabalgada del Príncipe Negro de 1356                      Cabalgada de Eduardo III de 1359-1360

    Eduardo III necesitaba el apoyo de los poderosos y con él el del Parlamento para sostener la contienda. Para granjeárselo, optó por emprender una serie de vigorosas ofensivas en Francia, pese a la palmaria desventaja de población entre los dos reinos (Francia contaba por entonces con unos veinte millones de habitantes, cinco veces más que los que poblaban Inglaterra). Ante la potencia de la caballería francesa, el soberano inglés descartó las conquistas permanentes en el continente, que hubiese tenido que defender frente al enemigo, arriesgando con ello reputación y quizá la vida. Las diversas batallas de la época se debieron fundamentalmente a las circunstancias de las campañas y no a un deseo del monarca inglés de enfrentarse tan directamente con el enemigo.[263]​ La estrategia de Eduardo fue, por el contrario, la del pillaje, que además permitía financiar las expediciones. Una de las cabalgadas más famosas de la época la que Eduardo abordó en 1346, ejemplifica este tipo de incursiones: un ejército de reducido tamaño, pero capaz de desplazarse velozmente, marchó devastando todo a su paso, sin miramientos para con la población de la que Eduardo pretendía ser soberano legítimo.

    Felipe VI contaba con unos cincuenta mil soldados en 1347, justo antes de que se extendiese por la zona la peste negra, un ejército mucho más numeroso que el enemigo, en parte debido a la mayor población del reino. Sin embargo, la estrategia bélica inglesa obligó al monarca francés a sufragar onerosas defensas. Por su parte, el ejército inglés se movilizaba apenas unos meses, y costeaba sus gastos merced al saqueo. La capacidad de la flota inglesa también limitaba la cantidad de soldados que se podían enviar al continente: Eduardo tenía entre veinte y treinta mil soldados, pero no llevaba consigo a Francia más que a la mitad, si bien los mejores. Felipe VI experimentó dos estrategias defensivas infructuosamente: la defensa de castillos y ciudades amuralladas y la persecución del enemigo. La primera permitía a los ingleses verificar sus correrías mientras los franceses se limitaban a defender las plazas fuertes, ciudades o fortalezas. Ello comportaba considerables gastos en guarniciones que se añadían a lo perdido por los estragos ingleses en los campos y al descrédito en que incurría el rey por mostrarse pasivo. La segunda requería la lenta movilización de un gran ejército para perseguir a un enemigo veloz, que podía escoger cuándo y donde plantar cara a los franceses y que solía tener tiempo de talar la campiña antes de que el ejército perseguidor pudiera juntarse.[87]

    La batalla de Crécy en una miniatura de las Crónicas de Froissart.

    Las incursiones de Eduardo III tenían varios objetivos, entre los que no se contaba apoderarse del reino vecino. Debían minar la autoridad de Felipe VI evidenciando su incapacidad para defender al pueblo y, a largo plazo, lograr la soberanía plena de la Guyena, a ser posible ampliada en territorio; la renuncia a la reclamación de la corona francesa en el Tratado de Brétigny demostró que el interés de Eduardo era más el dominio de la Guyena que el de todo el reino.[264]

    Primeras cabalgadas inglesas (1339-1347): Crécy y Calais[editar]

    La primera cabalgada de Eduardo III en Francia la hizo en 1339 con entre diez mil y quince mil soldados, de los cuales unos mil seiscientos eran hombres de armas (caballería pesada), mil quinientos arqueros montados, mil seiscientos cincuenta arqueros de a pie y ochocientos neerlandeses y alemanes.[263]​ El ejército avanzaba en tres columnas, recorriendo entre diez y veinte kilómetros diarios en un frente de unos veinte kilómetros de ancho, buscando las ciudades peor protegidas.[263]​ El ejército talaba concienzudamente el territorio que atravesaba, mataba el ganado y destruía las instalaciones productivas como molinos y hornos. La cabalgada de ese año arrasó más de doscientos pueblos.[265]

    Las incursiones francesas en el Bordelesado hicieron que Eduardo III expidiese al conde de Derby y a Walter de Mauny a defenderlo en 1345.[238]​ Estos emprendieron una veloz campaña que los llevó hasta Angulema.[266]​ Otra cabalgada penetró hasta el Languedoc.[257]​ El heredero de la corona francesa, Juan, duque de Normandía, contraatacó en la primavera de 1346 y, aunque recobró algunas plazas perdidas, se atascó ante Aiguillon, que no logró tomar antes de tener que retirarse en agosto cuando se conoció el descalabro que había sufrido su padre en Crécy.[267][257]

    La cabalgada inglesa de 1346 resultó más productiva para los ingleses y más destructiva para los franceses; culminó en la Crécy del 26 de agosto de 1346, que enfrentó a los dos ejércitos. Eduardo desembarcó en la península de Cotentin en julio gracias a la ayuda de un noble normando enemistado con el rey francés.[267][257]​ Cruzó Normandía sin encontrar casi resistencia y haciendo copioso botín y se acercó a París, que no se atrevió a asediar al no contar con los medios para ello, en un momento que el enemigo estaba reuniendo un gran ejército para hacerle frente.[267][268]​ Se replegó hacia el norte, perseguido por las huestes de Felipe, que lo alcanzaron en Crécy-en-Ponthieu, una modesta localidad en la que se había apostado el ejército inglés.[267][268]​ El francés era mayor,[268]​ contaba con más caballería y atacó a los copiosos arqueros y peones enemigos.[269]​ Las tácticas de los dos ejércitos fueron un reflejo de las organizaciones sociales de los dos reinos. La nobleza feudal francesa, necesitada de probar su valor caballeresco en el campo de batalla para justificar sus privilegios de supuesto origen divino, buscó el combate frontal y la captura de nobles, a los que podía luego solicitar rescate para libertarlos. Los ingleses, por su parte, cada vez más dedicados al comercio y la artesanía y curtidos en las guerras escocesas, adoptaron una táctica distinta, en la que los caballeros tuvieron una importancia menor que en el campo enemigo. La ventaja numérica hizo confiar a los franceses en la victoria y los nobles esperaban obtener de la batalla copiosos rehenes por los que poder cobrar rescate en un momento en el que sus rentas agrarias habían menguado.[47]​ Deseosos de apresar cuanto antes al mayor número de cautivos posible, los nobles desobedecieron las órdenes del rey y arremetieron contra el enemigo. Los ballesteros mercenarios genoveses, batidos ya por los arqueros enemigos, y los peones estorbaron la carga de los caballeros franceses.[269]​ Los sucesivos embates de la caballería francesa colina arriba acabaron en desastre y evidenciaron la incompetencia militar de Felipe VI, arrastrado al combate por la nobleza desobediente; los dardos ingleses herían sin problema a las monturas francesas, por entonces escasamente protegidas, mientras los arqueros que diezmaban la caballería francesa permanecía bien protegida por las estacadas.[270]​ Los caballeros quedaban casi indefensos ante la infantería una vez caídos del caballo debido a sus pesadas armas, que estorbaban sus movimientos.[271][46]​ El choque diezmó al ejército francés y lo privó de la iniciativa durante largo tiempo.[270]

    Estatua de Auguste Rodin en la que aparecen representados los burgueses de Calais.

    Eduardo III prosiguió la marcha tras haber aniquilado a la caballería enemiga en Crécy: se encaminó al norte, a cercar Calais, que debía servir de puerto en el que embarcar de vuelta a Inglaterra.[270][268]​ La plaza contaba con recias defensas y determinación de resistir, pero en septiembre quedó estrechamente cercada.[272]​ Felipe VI acudió a socorrer la plaza con un nuevo ejército en julio de 1347, pero finalmente no se atrevió a dar batalla nuevamente a Eduardo.[258][273]​ Los burgueses de Calais entregaron finalmente las llaves de la ciudad al monarca inglés en agosto ante el hambre que atenazaba la ciudad y la falta de socorro;[258][273]​ comenzó con ello el largo período de dominación inglesa de la ciudad, que duró hasta el siglo XVI. El puerto sirvió en adelante como excelente punto de desembarco de tropas y abastos para los ingleses.[258]​ Felipe VI se avino a firmar una tregua con el enemigo,[274]​ que concedió a Eduardo la posesión plena de la ciudad recién conquistada. El rey inglés volvió a Gran Bretaña victorioso, cargado de botín y con la inesperada posesión de Calais, que no había sido un objetivo original de la expedición. Su enemigo francés, por el contrario, quedó humillado por su probada incapacidad para defender su reino.[265][273]

    Por su parte, el Príncipe Negro había emprendido casi simultáneamente una ofensiva fulgurante en el suroeste.

    Juan el Bueno, rey de Francia de 1350 a 1364.

    Tregua forzada: la gran peste negra (1348-1349)[editar]

    La peste negra de 1349 obligó a los bandos a suspender temporalmente los combates,[274][nota 28]​ hasta 1355; la epidemia se interpretó como un castigo divino.[275]​ La enfermedad llegó a Francia por el Languedoc a finales de 1347, se extendió rápidamente por las vías comerciales.[276]​ Llegó a su apogeo en 1348, luego amainó, pero rebrotó varias veces durante el resto del siglo.[277]​ Se calcula que, tanto en Inglaterra como en Francia, pereció entre un octavo y un tercio de la población.[277]​ Se abandonaron las tierras menos productivas, tanto por la mengua de la demanda por la reducción de la población como por la reducción de la mano de obra.[277]​ Se redujo también el pago de las rentas a los señores y los Estados reaccionaron para defender los intereses de estos frente a las crecientes demandas de los supervivientes, que exigían mayores pagos por su trabajo.[278]​ Se reforzó asimismo la servidumbre, para obtener mayores prestaciones de los campesinos que habían sobrevivido a la peste.[279]​ Se aprobaron leyes para fijar a los trabajadores a sus oficios e impedirles cambiar a otros con mejores condiciones.[279]

    El principal combate de estos años se disputó en el mar y entre ingleses y castellanos: la batalla de Winchelsea, en la que Eduardo destruyó la mitad de una escuadra castellana que volvía de Flandes y afianzó la superioridad naval de la que gozaba desde la derrota francesa en La Esclusa.[274]

    La crisis de los Valois[editar]

    Felipe VI debía la corona a los votos de los pares de Francia, que lo habían preferido a Eduardo III y Felipe de Évreux, pero su vergonzosa derrota y huida de Crécy ante un ejército claramente inferior en número puso en tela de juicio su derecho divino a reinar.[280]​ El descalabro socavó notablemente la autoridad de los Valois.[275]​ El reino se sumió en el desorden, con el que el sucesor de Felipe, Juan el Bueno, —Felipe falleció en 1350—[274]​ no pudo acabar. La economía empeoró y, para evitar el aumento de impuestos, cada vez más impopulares y rechazados por los Estados, el Gobierno prefirió reducir la ley de la moneda, lo que determinó que perdiese gran parte de su valor (un 70 % en seis años).[281][282]​ El comercio menguó drásticamente,[283]​ lo que hizo que los mercaderes y artesanos exigiesen mayor autonomía para las ciudades y una moneda estable. Los mercenarios despedidos, muy utilizados durante la dilatada contienda,[284]​ formaban bandas, conocidas como las «grandes compañías», dedicadas al saqueo y el terror de la población rural. La inseguridad aquejó a los campos y los caminos, sin que la nobleza acabase con ella como se suponía que era su labor en el sistema social feudal.

    Los intentos de reforma de Juan II, político mediocre, testarudo y puntilloso defensor de las normas de la caballería, fracasaron ante la debilidad económica del reino y los estragos causados por la peste.[285][282]​ Los primeros años del reinado fueron de relativa calma en cuanto a la contienda con Inglaterra, pues ninguno de los bandos acometió grandes ofensivas, y el principal problema del nuevo rey francés fue la amenaza de Carlos II de Navarra.[286]

    Influencia del rey de Navarra[editar]

    El rey Carlos II de Navarra, apodado «el Malo», era nieto de Luis X.[286]​ Su madre era Juana, a la que sus tíos habían privado de la corona francesa, que luego había pasado a los Valois; conservó, empero, la corona de Navarra. Había perdido otras de sus tierras, Brie y Champaña[286][287]​ y había transmitido su gran resentimiento a su hijo Carlos, que heredó el reino navarro cuando falleció su madre en 1349. Carlos se consideraba heredero legítimo del trono francés y desde 1353 se enfrentó al rey.[288]​ Además de las tierras navarras, poseía los condados de Mortain y Évreux, y varios enclaves en el valle del Sena y en Normandía.[286]​ Había esperado que le fuese entregado además el condado de Angulema en virtud de su matrimonio con una de las hijas del soberano francés, pero este se lo concedió a su nuevo favorito y condestable, Carlos de la Cerda.[286][289]​ Fue un motivo más que acrecentó el resentimiento del rey navarro hacia su suegro.[290]

    Carlos II hizo asesinar en enero de 1354 al favorito del rey y se acogió a la protección de Eduardo III, como había hecho años antes Roberto de Artois.[289][286][290]​ Juan II no deseaba rescindir la tregua con los ingleses y se avino a firmar el Tratado de Mantes el 22 de febrero de 1354,[291]​ en virtud del cual el rey navarro ampliaba sus tierras en Normandía merced a la obtención de varios vizcondados y otros feudos, los de Beaumont-le-Roger, Breteuil, Conches, Pont-Audemer, Orbec, Valognes, Coutances y Carentan.[292][290]​ A cambio, este se avino a abandonar sus pretensiones sobre Champaña y a proclamar públicamente su arrepentimiento por el asesinato del condestable.[292]​ Pero Juan II retrasó la aplicación del tratado y trató mientras de asesinar a Carlos y sus hermanos en una cena.[293]​ Carlos II volvió a Pamplona, reunió un ejército y se coligó con el duque de Lancaster.[294]​ Los dos pactaron un reparto del reino francés: el navarro obtendría grandes regiones, mientras que Eduardo III se quedaría con el resto del territorio y con la corona.[295]​ Carlos II volvió a Cherburgo en agosto de 1355 con un gran ejército, al tiempo que la amenaza inglesa obligaba a Juan II a cumplir finalmente lo acordado en Mantes. Juan rubricó el nuevo Tratado de Valognes el 10 de septiembre y entregó al soberano navarro las tierras que se le habían prometido en el anterior.[296]

    Para entonces había fracasado en borrador de paz pactado en abril de 1354 entre franceses e ingleses.[292][297]​ Aunque estaba prevista la firma de la paz en Aviñón, las grandes concesiones territoriales a Inglaterra, que equivalían al resurgimiento del imperio Plantagenet, hicieron que finalmente los franceses rehusasen suscribir el acuerdo.[292][297]​ El fracaso de las negociaciones determinó la reanudación de los combates en 1355.[292][297]

    Incursión del Príncipe Negro en el sur, convocatoria de los Estados Generales y prisión de Carlos de Navarra (1355-1356)[editar]

    Los ingleses aprovecharon la coyuntura para intervenir en Francia. La primera expedición fue la que Eduardo III hizo desde Calais a Amiens, que se retiró ante el gran ejército que había reunido Juan II.[298]​ Sin embargo, la campaña principal la hizo su hijo en el suroeste durante el otoño de 1355: asoló sin impedimentos el Languedoc y llegó a las puertas de Montpellier.[298][297]​ El Príncipe Negro había aplastado brutalmente la rebelión en el condado de Chester, lo que le granjeó la confianza paterna y la lugartenencia de Gascuña, en la que preparó la primera cabalgada de las que emprendió en Francia. Partió de Burdeos en 1355 al frente de un contingente de caballeros gascones, entre los que descollaba Amanieu de Albret, señor de Langoiran, y atravesó los condados de Julliac, Armañac y Astarac, saqueando el territorio a su paso. Evitó Tolosa, donde se había refugiado su adversario el conde de Armañac y el 2 de noviembre alcanzó Carcasona.[298]​ Sus soldados cometieron atrocidades en la comarca. La vanguardia llegó incluso a Beziers y alarmó a toda la región.[298]​ El ejército emprendió el regreso a la Guyena el 10 de noviembre, por otro camino, y concluyó la incursión en diciembre.[298]​ De camino, el príncipe firmó una alianza con Gaston Febo, conde de Foix, y vizconde de Bearne, enemigo de los Valois.[298]​ La larga expedición dejó en evidencia el sistema defensivo francés.[298]

    Detención de Carlos II de Navarra, en una miniatura de las Crónicas de Froissart.

    La persistencia de la amenaza inglesa hizo que Juan II convocase los Estados generales del Languedoil en octubre de ese mismo año, para poder reunir un ejército de treinta mil soldados con los subsidios que esperaba que aprobasen las asambleas.[298][297]​ Juan reclamó dinero a los Estados para afrontar la campaña de 1356, pues no se habían hecho preparativos para la reanudación de la guerra y la Corona carecía de medios para pagar a los soldados.[297]​ Los representantes de los estados desconfiaban de la gestión del erario, decepcionados por la devaluación monetaria que habían comportado las reducciones de la ley en la moneda,[nota 29]​ no aceptaron la imposición de un impuesto sobre la sal salvo que pudiesen controlar el empleo de los fondos que produjese.[298]​ Los Estados de Languedoil se reunieron en París en octubre de 1355 y lograron que el soberano accediese a confiarles tanto la recaudación del subsidio que se recaudaría como el pago de las tropas; sin embargo, la población seguía reacia a pagar, tanto a los agentes de la Corona como a los representantes de los Estados.[301]​ Por añadidura, los funcionarios encargados de la recaudación debían ser nombrado por los estados y diez diputados de estos debían ingresar en el consejo real para supervisar la hacienda del reino.[302]

    La batalla de Poitiers, en una miniatura de las Crónicas de Froissart.

    Normandía, región rebelde, se negó a pagar el tributo: el delfín Carlos, que acababa de ser nombrado duque de la región, reunió los estados normandos. Carlos II vio en la recaudación de este nuevo impuesto, muy impopular, una oportunidad para desestabilizar a Juan, cuya autoridad parecía tambalearse, reuniendo en torno a sí a los descontentos. Estuvo presente en las reuniones de los estados en calidad de conde de Évreux y trató de atraerse al delfín, cuñado suyo, afirmando que Juan II deseaba desheredarlo (el delfín era enclenque y, según algunas fuentes, tenía deformada la mano derecha, lo que le impedía lucirse en los campos de batalla, un contratiempo importante ante los ideales caballerescos que tenía el rey Juan).[303]​ Algunos autores, sin embargo, niegan que Carlos II tratase de malquistar al delfín con su padre.[304]​ El delfín convidó a todos los grandes señores normandos a su castillo de Ruan el 5 de abril de 1356. En medio de la fiesta, apareció Juan II, que acababa de hacer prender al rey navarro.[305][306]​ La oposición de este, yerno del rey Juan —Carlos II estaba casado desde 1352 con la hija de Juana de Francia—,[307]​) y los rumores de que se estaba concertando con los ingleses habían colmado la paciencia del rey francés, ya muy disgustado con él desde el asesinato de su favorito el condestable Carlos de la Cerda.[306]​ Juan hizo decapitar al punto a los compañeros del rey navarro y aprisionó a este.[305][308][306]Felipe de Navarra, hermano del cautivo, desafió a Juan II el 17 de abril de 1356 y recabó el auxilio inglés.[309][305]​ La detención del rey navarro tuvo importantes consecuencias. Los nobles navarros y normandos se pasaron en bloque al bando inglés y en junio de 1356, Felipe de Navarra emprendió una temible cabalgada por Normandía, antes de rendir pleito homenaje a Eduardo III.[310]

    Derrota y prisión de Juan II: el descalabro de Poitiers[editar]

    Enrique de Lancaster acababa de emprender por entonces una cabalgada con un pequeño ejército que partió de Bretaña y se internó en Normandía, con la colaboración de los seguidores de Carlos de Navarra.[306]​ Por su parte, en el suroeste el príncipe de Gales llevó a cabo una cabalgada desde Guyena en julio de 1356: se internó en Poitou tras varios choques entre ingleses franceses que no dejaron un vencedor claro y trató de cruzar el Loira para unir fuerzas con el de Lancaster.[306][305]​ No logró apoderarse de Bourges, pero sí de Vierzon, cuya guarnición fue pasada por las armas. Ninguno de los ejércitos ingleses era lo suficientemente grande como para presentar batalla al del rey Juan, que emprendió la persecución del ejército anglogascón, que empezó a retirarse estorbado por el gran botín que llevaba.[306]​ El ejército real alcanzó al enemigo en septiembre cerca de Maupertuis, al oeste de Poitiers.[306]​ Tres días de combates culminaron con el descalabro francés el 19 de septiembre.[311][305][312][313]​ En principio, la cabalgada del príncipe tenía por meta aliviar el acoso que sufría Guyena por parte de Juan de Armañac, pero resultó una de las más brillantes incursiones de la guerra.[298]​ La confusión desanimó al grueso de las tropas francesas, que emprendió la huida; tanto el rey como uno de sus hijos menores, Felipe fueron apresados en lo que resultó un nuevo cataclismo de las armas francesas, calco de Crécy.[314][265][305][312]

    La captura de Juan II de Francia en la batalla de Poitiers.

    La batalla no mejoró la situación militar inglesa, pero sí comportó ventajas políticas: el apresamiento del rey francés dejó al reino descabezado, pues el primogénito de Juan, el joven delfín Carlos, fue incapaz de hacerse con las riendas del poder. La desorganización del poder central del reino obligó a traspasar la defensa a las regiones.[265]​ La captura de Juan II desató todo el descontento contenido hasta ese momento, lo que sumió al reino en una grave crisis, si bien la revuelta contra los que se tenía por culpables de la derrota se limitó a dos focos: París y las ciudades de la Isla de Francia y los labradores del Beauvesis.[305][312]​ Eduardo III gozaba entonces de tal ventaja que podía exigir grandes concesiones territoriales y financieras al enemigo.

    Turbulenta regencia del delfín Carlos (1356-1360)[editar]

    Intentos de reforma[editar]

    Las derrotas de Crécy y Poitiers habían desprestigiado a la nobleza, a la que se acusaba de las graves derrotas militares.[315][312]​ También a los consejeros del rey y a ala administración real en su conjunto, a la que se creía incapaz de plasmar en victoria los sacrificios económicos de la población.[312]​ La derrota de Poitiers marcó el comienzo de dos años de crisis constitucional en la que la administración monárquica quedó amenazada por los descontentos.[312]

    Robert Le Coq en una diatriba contra los funcionarios reales. Miniatura de las Grandes Chroniques de France de Charles V.

    La derrota de Poitiers y el apresamiento del rey Juan II dejaron el gobierno a su hijo Carlos, joven enfermizo de dieciocho años con escasa experiencia política, que había huido de la catástrofe de Poitiers, a diferencia de su padre.[305][316]​ El delfín Carlos reunió a los Estados Generales el 15 de octubre de 1356 por la necesidad de obtener fondos para evitar la bancarrota.[317][316]Étienne Marcel, preboste de los mercaderes de París y vástago de una rica familia de mercaderes de paños,[317]​ creyó que la reunión podría servir para implantar una reforma administrativa y un consejo supervisor del delfín; representaba a la burguesía, preocupada por el quebranto del comercio y lo que consideraba mala gestión del gobierno.[318]​ Se coligó con el partido navarro, que encabezó en las sesiones el obispo de Laon Robert Le Coq,[317]​ buen orador como él, y logró que el 7 de noviembre de 1356 se aprobase la creación de un comité de ochenta miembros de los Estados[319]​ que debía facilitar el estudio de los asuntos planteados y, además, apoyar las reivindicaciones de los coligados.[316]​ Los Estados Generales proclamaron al delfín lugarteniente del rey y defensor del reino en ausencia de su padre y crearon un consejo consultivo con representantes de los distintos estamentos (cuatro obispos, doce caballeros y otros tantos burgueses).[320][321][322]​ El delfín, cercano a las corrientes reformistas, no se opuso a las propuestas, que suponían fundamentalmente el alejamiento de los personajes más desprestigiados por las derrotas militares y la imposición de cierto control en la gestión gubernamental.[317]​ Pero pronto surgieron serias desavenencias entre él y el nuevo consejo; el príncipe se negó a que se juzgase a los consejeros de su padre que habían participado en las sucesivas y brutales reducciones de las ley de las monedas para mejorar la situación de la Hacienda real,[281]​ ni a liberar a Carlos II, que gozaba de notables apoyos que podían permitirle incluso hacerse con la corona. El delfín trató de ganar[317]​ tiempo al verse incapaz de rehusar la exigencia de Marcel y de Robert Le Coq de liberar a Carlos de Navarra, pretextando para ello que habían llegado emisarios de su padre preso;[319]​ luego despidió a los Estados Generales y abandonó París, mientras su hermano el duque de Anjou se encargaba de gestionar los asuntos corrientes. El 10 de diciembre publicó una ordenanza en la que se daba curso legal a una nueva moneda. La población reaccionó protestando[323]​ por lo que entendía como un riesgo de nueva devaluación monetaria y de crecimiento de la inflación. Hubo altercados y Marcel acudió primero al duque de Anjou y luego a propio delfín para que revocasen la ordenanza y volviesen a reunir a los Estados Generales.[324]​ Mientras, Carlos viajó al imperio a tratar infructuosamente de recibir el apoyo de su tío el emperador, si bien oficialmente el viaje se justificó con la necesidad de rendir homenaje por el Delfinado.[317][321]

    Los Estados Generales volvieron a convocarse en febrero de 1357 y el delfín aceptó una nueva ordenanza que se promulgó el 3 de marzo, en la que se dispuso que las finanzas quedasen controladas por los Estados Generales, que se depurase la Administración Pública (en especial, a los recaudadores de impuestos) y que se sustituyese al consejo real por otro de tutela del delfín al que pertenecerían doce diputados de cada estamento de los Estados, si bien logró que se abandonase la pretensión de libertar a Carlos II, que suponía una amenaza para la dinastía de Valois.[323][321]​ La nueva ordenanza no solamente suponía una reforma administrativa tendente a supervisar las finanzas estatales, sino también un intento de la burguesía capitalina por reforzar su papel en el gobierno del reino, en perjuicio de las asambleas regionales.[323]​ Los intentos de reforma fracasaron, tanto por la falta de experiencia política y de estructuras de control de los Estados como por la renuencia del delfín, empeñado en frustrarlos.[321]​ Las necesidades recaudatorias y la hostilidad al pago de la población, así como una nueva devaluación fueron minando también el prestigio inicial de los Estados.[325]​ El rey intentó recuperar el poder, suspender la ordenanza de marzo y devolver sus puestos a los consejeros destituidos en las purgas administrativas en julio, pero Esteban Marcel lo impidió.[326]

    Intervención de Carlos de Navarra[editar]
    El delfín Carlos no pudo evitar tener que reconciliarse con Carlos II de Navarra, ya liberado.

    Por su parte, Carlos II de Navarra había ganado partidarios durante su encarcelamiento.[321]​ Sus partidarios reclamaban su liberación.[321]​ Normandía estaba inquieta y muchos de sus barones habían cambiado de bando, prestando juramento de lealtad a Eduardo III. Para estos nobles, el rey Juan había sobrepasado sus prerrogativas al arrestar a un príncipe con el que había firmado la paz. Para los partidarios del navarro, había sido incluso un intento de un rey ilegítimo por deshacerse de un adversario con más derechos que él a la corona de Francia. Jean de Picquigny liberó a Carlos II el 9 de noviembre[326]​ de 1357 de la prisión de Arleux, instigado por Étienne Marcel y Robert Le Coq.[327][323][328][329]​ Al recién liberado se lo recibió con honores regios en las sucesivas ciudades por las que pasó, organizados por los Estados, desde Amiens a París;[327]​ entró en esta con una escolta magnífica y lo recibieron con una procesión tanto el clero como la burguesía.[330]​ Arengó luego a una multitud que ya le era favorable, a la que señaló que Juan lo había desposeído y encarcelado injustamente, pese a ser de estirpe real.[330][323]​ El delfín se encontró ante el hecho consumado de la liberación del rey navarro, que hubo de acceder a la petición de Étienne Marcel y Robert Le Coq de permitir la liberación oficial del preso mientras este volvía lenta y triunfalmente a París. Volvió a París el 29 de noviembre y se dirigió a diez mil personas, reunidas por Étienne Marcel, multitud considerable para la época.[331]​ Al día siguiente, pronunció un nuevo discurso otras tantas personas, reunidas una vez más por Étienne Marcel en Pré-aux-Clercs.[332]​ Marcel y un gran grupo de burgueses se presentó el 3 de diciembre en el consejo que debía decidir la rehabilitación de Carlos de Navarra, con el pretexto de anunciar que los Estados Generales reunidos en el convento de los franciscanos habían consentido la recaudación del impuesto que había solicitado el delfín y que solo quedaba que la nobleza accediese también, pues este estamento se reunía por separado de los demás. El delfín hubo de acceder a reconciliarse[326]​ con el rey navarro y devolverle sus posesiones normandas ante la demostración de fuerza de Marcel.[333][323]​ Carlos reclamó además otras provincias como la Champaña, de las que le había privado el rey Juan. El delfín tuvo que acceder a devolvérselas y rehabilitarlo.[334][323]​ Una amenaza aún más grave para los Valois era la intención de los Estados Generales de zanjar la cuestión dinástica en su sesión del 14 de enero de 1358, que podía resolverse en su contra. Carlos II pasó el mes que quedaba antes de la celebración de la sesión reforzando su posición de aspirante al trono.

    Revuelta parisina[editar]

    Francia se hallaba al borde del caos en enero de 1358: Carlos II volvió a reunir en torno a sí a sus partidarios, que lo consideraban más apto para hacer frente a los ingleses que el enclenque delfín, además de más legítimo soberano.[335]​ Al mismo tiempo, Étienne Marcel agitaba París. Juan II tuvo que pactar precipitadamente su liberación para acabar con las diversas amenazas a la dinastía y por ello hubo de aceptar las condiciones del Tratado de Londres, que suponían la recuperación por parte de Inglaterra de sus antiguas posesiones en Aquitania y el pago de cuatro millones de escudos en concepto de rescate por el rey.[336][337]​ Eduardo III mantenía también su reivindicación al trono francés.[336]​ Los ingleses buscaban debilitar aún más la posición de Juan, atizar la guerra civil y, en último término, asegurar que Eduardo se hiciese con el trono francés en tanto que nieto de Felipe el Hermoso. Por añadidura, Juan prohibió desde su prisión londinense que se aplicase la gran ordenanza de 1357, lo que desató el conflicto entre Étienne Marcel y el delfín. Fue por entonces cuando se acuñó la primera moneda con el nombre de «franco», en aquel momento en el sentido de libre, por la libertad del rey. Los ingresos ingleses debidos a la victoria de Poitiers permitieron la reconstrucción o remozamiento de muchos castillos.[338]​ La primera parte de la guerra concluyó así con una derrota francesa casi total.

    Asesinato de los mariscales a manos de los partidarios del preboste de los mercaderes de París. Al fondo aparece este, Étienne Marcel, tendiendo su caperuza roja y azul al delfín Carlos para que se cubra con ella, símbolo de sus partidarios.

    El consejo de tutela volvió a convocar los Estados Generales el 13 de enero de 1358, para entonces constituido ya únicamente por los partidarios de Étienne Marcel.[339]​ Este decidió vencer la oposición del delfín imponiendo por la fuerza su reforma y llamó en su apoyo a los comerciantes de París. Creó una milicia con el pretexto de emplearla contra posibles acometidas inglesas, pese a que el enemigo se había replegado ya a Burdeos, e hizo reforzar las defensas parisinas. Invadió el palacio real de la Cité, residencia del delfín, el 22 de febrero, al frente de numerosos hombres de armas y de una muchedumbre enfurecida.[323]​ El mariscal de Champaña Jean de Conflans y el de Normandía Robert de Clermont trataron de interponerse y fueron asesinados ante su señor, que creyó que también iban a matarlo.[323][326]​ Marcel lo obligó a cubrirse con la caperuza roja y azul, colores de la burguesía capitalina, y a confirmar la disposición de 1357.[340][326][341]​ Los partidarios de Marcel partieron a continuación a la persecución de sus adversarios; el fiscal general Renaud de Acy, que se había refugiado en una pastelería, fue apresado y degollado. El golpe parisino disgustó en general a las ciudades del reino, de las que solamente Arrás se mostró favorable.[342]

    Marcel obligó seguidamente al delfín a aprobar el asesinato de sus consejeros. El príncipe tuvo que aceptar el cambio institucional que le impusieron: se depuró el consejo, cuatro burgueses ingresaron en él; además, tanto el gobierno como la gestión financiera quedó en mano de los Estados.[343]​ Carlos II recibió el mando del Ejército y dinero para reunir una hueste de mil hombres; el delfín quedó como regente[326]​ del reino,[342]​ lo que le permitía actuar sin necesidad de la aquiescencia de su padre mientras este permaneciese cautivo y rechazar sus acciones, entre ellas los posibles acuerdos de paz con los ingleses que le resultasen inaceptables.[344]

    Revuelta campesina y reacción del delfín[editar]

    El delfín prefirió evitar el furor parisino, abandonó la ciudad el 25 de marzo, once días después de haber sido nombrado regente,[326]​ y se instaló en Compiègne, donde acudió a reunirse la nobleza, dejando en París a los otros dos estados; debía aprobar la nueva ordenanza, y deseaba hacerlo lejos de la agitación de la capital.[342]​ Los de Champaña y Borgoña habían quedado impresionados por el asesinato de sus mariscales y se sumaron al partido del delfín. Este reunió a los Estados del Languedoil el 4 de mayo, sin presencia de delegados parisinos.[342]​ Hizo que los diputados nobles condenasen solemnemente a Étienne Marcel. Se apoderó además de los castillos de Montereau-Fault-Yonne y de Meaux gracias al sostén de la nobleza. Bloqueó con ello el acceso a París desde el este.[345]​ Las compañías saqueaban el sur y el oeste, por lo que Étienne Marcel tenía que conservar las comunicaciones con las ciudades flamencas a todo trance y por ello debía acabar con el bloqueo del delfín.

    Francia, sometida a las revueltas (jacqueries) y a las compañías mercenarias (1356-1363)      Tierras de Carlos de Navarra      Territorios controlados por Eduardo III antes de Brétigny                      Cabalgada de Eduardo III (1359-1360)      Territorios cedidos a Inglaterra en Brétigny

    La Grande Jacquerie estalló a finales del mes de mayo de 1358: los campesinos, principalmente los pequeños propietarios, muy descontentos por el aumento de los tributos señoriales en un momento en el que menguaba el precio del trigo, se rebelaron contra la nobleza.[342]​ Esta, desacreditada por las grandes derrotas militares, había perdido su función de protección del pueblo. Los cronistas de la época describieron la revuelta como extremadamente violenta, si bien posiblemente exageraron en sus narraciones; en las crónicas los rebeldes buscan la muerte de los nobles y saquean y queman sus castillos.[342]​ Los rebeldes reunieron rápidamente un ejército de cinco mil hombres, acaudillado por un jefe carismático, Guillaume Carl, que recibió pronto refuerzos de Étienne Marcel, que deseaba librar París del cerco al que lo sometía el delfín y recobrar el control de la vía hacia las poderosas ciudades flamencas.[346][326]

    Los hombres del preboste parisino y rebeldes campesinos trataron en vano de apoderarse de la esposa del delfín en Meaux el 9 de junio.[347][342]​ Los campesinos fueron dispersados por una carga de caballería cuando se encaminaban hacia el puente de acceso a la fortaleza de la población.[348]​ El choque principal con las fuerzas de Guillaume Carl se produjo al día siguiente en Mello.[349]​ Carlos II se puso al frente de la nobleza para aplastar la revuelta campesina,[349]​ exhortado por los aristócratas y en especial por los Picquigny a los que debía la libertad y a uno de los cuales los jacques acababan de dar muerte; el delfín, por su parte, dejó la represión campesina en manos del soberano navarro, sin intervenir. Carlos contrató mercenarios ingleses, reunió en torno a sí a la nobleza, y apresó a Guillaume Carl cuando este acudió a negociar con él; a continuación, atacó a los rebeldes, privados de su jefe.[350][351]​ La acometida acabó con la revuelta campesina, ahogada en un baño de sangre.

    Carlos II estrechó vínculos con Étienne Marcel tras el aplastamiento de los campesinos rebeldes, esperando conservar al tiempo el apoyo de la nobleza a la que acababa de acaudillar en el campo de batalla. Sostenía y aconsejaba al delfín desde principios de 1358 y llegó incluso a negociar secretamente con los ingleses.[352]​ Su momento de mayor popularidad fue el verano de 1358; tras pronunciar un discurso ante una multitud en París, esta lo nombró «capitán de París», esperando que se hiciese con el poder en todo el reino.[353]​ Pero la nobleza lo acusaba ya de acercarse demasiado al pueblo, al que no había perdonado el asesinato de los mariscales, y tomó partido por el delfín. A los tropas de este se sumaron también las grandes compañías, que esperaban poder saquear París. La debilidad militar de Carlos II hizo que este buscase el apoyo militar inglés, pero los parisinos leales al delfín vieron en ello una traición y se rebelaron contra el navarro y contra Marcel.[349]​ Este fue ajusticiado el 31 de julio tras intentar franquear el acceso a la ciudad a mercenarios ingleses; el delfín recobró el control de la ciudad, que Carlos II decidió cercar a los pocos días.[354][349]

    Tratados de Londres, de Brétigny y de Guérande[editar]

    Francia en 1365, tras los tratados de Brétigny y Guérande.      Territorios controlados por Eduardo III      Territorio del ducado de Bretaña, coligado con Inglaterra

    El delfín había logrado firmar una tregua con Eduardo III, vigente de marzo de 1357 a abril de 1359, mientras afrontaba la grave crisis interna formada por la amenaza a la dinastía que representaba Carlos de Navarra, los movimientos reformistas parisinos y las revueltas campesinas.[355]​ Mientras acaecía la crisis se había llegado al principio de acuerdo plasmado en el Tratado de Londres de 1358, en la que el rey inglés había reclamado la soberanía total sobre Guyena, Poitou, el Lemosinado, Quercy, Saintonge y Bigorra, además de Calais y Ponthieu; en conjunto, un tercio del reino de Francia.[337]​ Además, exigió cuatro millones para rescatar a Juan II.[337]​ Los apuros del delfín hicieron que Eduardo aumentase sus exigencias, que quedaron reflejadas en el segundo Tratado de Londres, el de 1359, en el que reclamó, además de los territorios ya mencionados, Anjou, Turena, Maine y Normandía y autoridad sobre Bretaña.[337]​ Los Estados generales de Francia se negaron a ratificar los Tratados de Londres, considerado humillante y catastrófico.[356][337]​ El delfín se aprestó a combatir de nuevo, como lo hizo también Eduardo III.

    Eduardo III en el asedio de Reims.

    El soberano inglés desembarcó en Calais el 28 de octubre de 1359 y emprendió una nueva cabalgada en dirección a Reims, ciudad francesa donde se verificaban las coronaciones de los reyes. Carlos había previsto la operación y había arrasado las tierras que debía atravesar. Ordenó que los habitantes del campo se refugiasen con sus alimentos y aperos, en las ciudades fortificadas, lo que privó al ejército de Eduardo de abastecimiento en su avance. El soberano inglés alcanzó Reims, que no le abrió las puertas; hubo de asediar la ciudad, que se negó a rendirse pese a las exhortaciones de Eduardo. La ciudad permaneció fiel al delfín y el ejército inglés no llevaba máquinas de asedio, por lo que tras un mes hubo de abandonar el cerco.[357]

    El revés enfureció a Eduardo, que pretendió reñir con el enemigo en batalla campal; esto lo evitó, limitándose a hostigar al ejército inglés, a cuyos exploradores y rezagados emboscaba continuamente. Eduardo llegó ante París, donde se había refugiado el delfín con la población de la comarca. Los ingleses trataron de provocar al enemigo, pero el delfín prohibió a sus caballeros que aceptasen los desafíos del enemigo, deseando evitar en todo momento una nueva batalla de Poitiers.

    Eduardo III hubo de retirarse tras doce días, replegándose a toda prisa ante la falta de víveres y de forraje, que hizo que perdiese a la mayor parte de sus monturas, además de bastantes hombres. Por añadidura, una escuadra normanda había atacado Winchelsea[358]​ en marzo de 1360, desatando el pánico en Inglaterra.[359]​ Mientras se retiraba, una gran tormenta se batió sobre el ejército inglés en la Beauce, suceso que se consideró por entonces milagroso[357]​ que sirvió para reforzar la posición de los Valois, muy debilitada tras los desastres militares de Crécy y Poitiers. La cabalgada de 1359 resultó un fracaso,[360]​ si bien el que todavía tuviese en su poder al rey Juan reforzaba su posición negociadora.

    Esta etapa del conflicto concluyó con la firma del Tratato de Brétigny-Calais, en el que se estipuló:

    La batalla de Auray, representada en una miniatura de la Chronique de Bertrand Du Guesclin.

    El tratado debía resolver los distintos agravios que habían desencadenado el conflicto: Eduardo III renunció por ello a los ducados de Normandía y Turena, a los condados de Maine y Anjou y a su autoridad sobre la Bretaña y Flandes y, sobre todo, a su reivindicación de la corona francesa.[362]

    El pacto no puso fin a la guerra sucesoria en Bretaña: Eduardo siguió apoyando a su antiguo pupilo, Juan IV, y Carlos a su tocayo de Blois.[363]​ Juan IV volvió a Bretaña en el verano de 1362 y al poco se reanudaron los combates en el ducado.[363]​ El resultado de la guerra se mantuvo en vilo hasta que Juan IV de Bretaña y John Chandos batieron a Carlos de Blois y Bertrand du Guesclin en la batalla de Auray del 29 de septiembre de 1364.[364][363]​ La reanudación de la guerra de sucesión bretona había sido perjudicial para los franceses, pero la decisión de Eduardo de no aprovechar la victoria de Juan IV hizo que las consecuencias negativa para los Valois fuesen limitadas.[363]​ La batalla dio lugar a la firma del Tratado de Guérande, que entregó el título ducal bretón a Juan IV y permitió que los ingleses conservasen Brest y su comarca,[365]​ pero mantuvieron el ducado como feudo del rey francés, algo inesperado dado el descalabro de su partido.[363]

    Los tratados permitieron que los ingleses se hiciesen con un tercio del reino de Francia, al tiempo que el ducado de Bretaña quedaba en manos de su aliado Juan IV,[363]​ casado primero con una hermana y luego con una nuera del Príncipe Negro). Sin embargo, las paces dieron tiempo a Carlos V, que heredó la corona a la muerte de su padre el 8 de abril de 1364, para aprestarse a reconquistar los territorios cedidos.

    Estragos bélicos[editar]

    La primera fase de la larga guerra dejó a Francia debilitada; la autoridad política de los Valois quedó muy quebrantada y el reino en su conjunto sometido a los pillajes del enemigo y al de los bandidos. Incluso en caso de suerte en los combates, la contienda suponía grandes dispendios para los dos bandos.[366]​ La necesidad de ingresos empujaba a los reyes a intentar aumentar los recursos tanto mediante conquistas como mejorando el aparato fiscal.[366]​ Se impusieron tanto impuestos indirectos como directos, se confiscaron recursos del clero y se pidieron préstamos, que en algunos casos quedaron sin devolver.[367][nota 30]

    Torre del ángulo de la muralla de Aix-en-Provence, construida para proteger la ciudad de las bandas saqueadoras venidas del norte de Francia que asolaban la Provenza.

    La contienda también resultaba costosa al soberano inglés: tan solo el mantenimiento de la guarnición de Calais suponía un quinto de las rentas reales,[369]​ si bien buena parte de los gastos bélicos se costeaban con el botín de las cabalgadas.[370]​ El presupuesto de la Corona pasó de los cuarenta o setenta mil libras en torno a 1300 a las doscientas mil de la década de 1330.[366][371]​ La imposición de un impuesto de exportación de la lana (el staple) aportó notables ingresos al rey.[369]

    Para Francia el conflicto supuso la ruina económica, especialmente en el norte, «granero» del país merced a su gran producción de trigo y zona de importante comercio por las ferias de Champaña. Las incursiones inglesas son además especialmente devastadoras por el cuidado de los ejércitos invasores en destruir las herramientas, matar al ganado y talar los campos para perjudicar la economía del enemigo. Si en 1343, la guerra le estaba costando a Francia casi tres millones de libras, en 1345 ya se alcanzaron los cinco millones de gasto. Una de las maneras de tratar de aumentar los ingresos estatales fue sustituir el servicio militar por el pago de una compensación monetaria. Otra fue reducir la ley de la moneda: el sou tornés pasó de tener acuñarse con cuatro gramos de metal precioso en 1330 a contener tan solo doscientos miligramos en 1360.[372]​ Este cambio en la ley de la moneda resultó muy impopular. Los intentos de Felipe VI y Juan II por aprobar la imposición de nuevos impuestos no bastaron para acabar con la falta de fondos. La gabela sobre la sal, que se extendió a todo el reino pese a su impopularidad en 1341,[373]​ se restableció en 1356,[374]​ como lo fueron también otros tributos. Esta gabela era el principal impuesto indirecto, que gravaba un artículo de consumo general.[369]​ Estas medidas recaudatorias se sumaron a las derrotas militares para hundir el prestigio de los reyes.

    Los mercenarios ingleses despedidos tras la victoria de Poitiers anhelaban la reanudación de las cabalgadas, que conllevaban la obtención de botín; la pequeña nobleza en especial temía volver a la situación anterior a la guerra. El Tratado de Brétigny dejó a muchos de ellos, de los dos bandos, sin trabajo y dedicados al bandidaje, especialmente en los dominios de los Valois, peor controlados que los territorios ingleses.[375]​ Solían operar en bandas de unos centenares de hombres, que se apoderaban de algunos castillos desde los que esquilmar las tierras circundantes mediante correrías, ventas de «salvoconductos» o requisas a la población campesina.[376]​ Millares de ellos se agruparon en ocasiones para operaciones mayores en las llamadas «grandes compañías»,[376]​ en realidad grupos de saqueo que aprovechaban la debilidad de la autoridad pública para dedicarse al pillaje, lo que atizaba el descontento de la población.[377]​ Una de estas grandes compañías llegó incluso a obtener el pago de un rescate del papa a finales de 1361, después de talar las vegas del Saona y el Ródano.[376]​ Sus atropellos se concentraron en las provincias menos perjudicadas por la guerra, donde podían sostenerse con mayor facilidad: Borgoña, el Languedoc y el Macizo Central.[376]​ Las compañías de antiguos mercenarios no tenían objetivos políticos o militares, sino el simple enriquecimiento de sus miembros. Francia quedó sometida a sus desmanes entre 1360 y 1390 y los campesinos obligados a pagar por conservar la vida. La capacidad de las compañías para atravesar grandes distancias extendió el azote de su presencia a vastas zonas del reino.[378]​ En el invierno de 1360, una de las compañías trató incluso de apoderarse del dinero destinado al rescate de Juan II en Aviñón; el ejército real enviado contra ella fue vencido en Pont-Saint-Esprit meses después. También lo fue el ejército de caballeros que el duque de Borbón envió contra otra gran compañía , la de Seguin de Badefol, en 1363.[376]​ Se intentaron diversos planes para eliminarlas: enviarlas al servicio de las grandes familias nobles italianas, despacharlas a Hungría para que combatiesen a los turcos expedirlas a la península ibérica para participar en la «Reconquista» e incluso excomulgarlas, sin éxito.[376]​ La falta de acción del Gobierno real, escaso de fondos para sufragar las costosas operaciones contra los bandidos hizo que la defensa recayese en las bailías o los feudos que sufrían sus desmanes, que a menudo se limitaban simplemente a pagar para que este azote se desplazase a otra comarca.[376]​ La situación empeoró a comienzos del reinado de Carlos V por el fin de la guerra de Bretaña y del conflicto con Carlos II de Navarra, que dejaron sin actividad a más guerreros.[376]

    La reconquista de Carlos V (1364-1380)[editar]

    Franco en el que aparece la efigie del rey Juan el Bueno, que tuvo imagen caballeresca entre la población. La acuñación del franco, que valía una libra tornesa, sirvió para reforzar la autoridad real, maltrecha por los anteriores cambios en la ley de la moneda.
    Bertrand du Guesclin en la batalla de Cocherel, según una visión decimonónica (1839). Obra de Charles-Philippe Larivière.

    Reformas internas y neutralización de Carlos II de Navarra[editar]

    La derrota bélica había dejado al poder desprestigiado y sin medio económicos. El erario se hallaba falto de fondos. Los levantamientos populares, denominados jacquerie, hicieron comprender a Carlos V, que había presenciado incluso el asesinato en su presencia de dos mariscales por los revoltosos parisinos, que el mantenimiento de la soberanía dependía del apoyo popular, que intentó granjearse. Preparó lenta y concienzudamente la reconquista desde su biblioteca. El Tratado de Brétigny servía además para limitar las opciones inglesas, pues la reanudación de los combates lo hubiese dejado sin efecto; el tratado disponía además, por idea del delfín, que la soberanía del rey de Inglaterra sobre lo adquirido en el tratado solo comenzaría cuando los franceses le entregasen las tierras. Entonces se verificaría también la renuncia de Eduardo III a la corona francesa. En la práctica, el delfín podía retrasar indefinidamente la entrega de los territorios prometidos a Eduardo, cosa que hizo.[358]​ También retardó el pago del rescate de su padre, del que solo llegó a desembolsar un tercio.[379]​ Puso además fin a la crisis monetaria poniendo en circulación el franco, que marcó el fin de los odiados cambios de ley, una medida más para reforzar la posición de la Corona.[380]​ Por añadidura, impuso un sistema fiscal gestionado por funcionarios reales que debía servir para recaudar tanto los fondos para sufragar los gastos bélicos como el rescate de su padre.[381][nota 31]​ Además, elevó a ciertos personajes de la baja nobleza que ocuparon destacados cargos y que colaboraron en la recuperación de los territorios perdidos.[383]​ En lo militar el rey apenas hizo reformas: se limitó a sistematizar las disposiciones de su padre y de su abuelo y a aprovechar que sus ingresos casi regulares debidos a las imposiciones del rescate que mantuvo durante todo el reinado y la estabilización monetaria le permitieron pagar más regularmente a las tropas.[381]​ Sí mejoró, pese a todo, la organización de la infantería y se hizo hincapié en la práctica del arco y en la mejora de las fortificaciones.[380]​ La ordenanza de 1367 dispuso que los castillos sin posibilidad de defensa fuesen demolidos para evitar que sirviesen de refugio a los bandidos y que los demás fuesen remozados y guarnecidos oportunamente.[380]

    Juan falleció en cautividad, en Londres, en 1364; había regresado voluntariamente tras la fuga de su hijo Luis de Anjou, rehén que debía garantizar el cumplimiento de lo estipulado en Brétigny. Carlos II, privado en 1353 de la sucesión al ducado de Borgoña en favor de Felipe el Atrevido, deseaba impedir la coronación del delfín Carlos en Reims.[384]​ Se alzó en armas tras la marcha a Inglaterra del rey Juan y casi cercó París por completo.[385]Bertrand du Guesclin —uno de los miembros de la baja nobleza encumbrados por Carlos V—,[383]​ al mando del ejército reunido merced a los impuestos aprobados por los Estados Generales en 1363, lo venció en la batalla de Cocherel el 16 de mayo,[385]​ victoria que puso fin a la guerra civil, restableció la autoridad real a ojos de la población (la victoria militar demostró que los sacrificios tributarios se plasmaban en triunfos bélicos) y permitió la coronación de Carlos V. La derrota del navarro en Cocherel permitió a Du Guesclin arrebatarle varias plazas del Cotentin, aunque no Evreux, ante la pasividad de Eduardo III.[385]​ El tratado de paz entre las dos partes se firmó finalmente en marzo de 1365: supuso el fin de la amenaza que Carlos II había supuesto para los Valois; el rey navarro perdió su posesiones en el bajo Sena y recibió a cambio parte del señorío de la lejana baronía de Montpellier.[386]

    Carlos V encargó a du Guesclin que llevase a las grandes compañías —grupos de mercenarios despedidos que devastaban las provincias— a defender en Castilla las pretensiones de Enrique de Trastámara, que disputaba el trono a su hermano Pedro I. Las simpatías populares por la Corona crecieron con la pacificación del reino y la reducción de los impuestos más onerosos.[387]

    Por su parte, Eduardo III, impuso el inglés como lengua nacional en 1361; hasta entonces la lengua cortesana había sido el francés; la medida acentuó la anglofobia en los territorios conquistados en Francia.[388]

    Flandes y Borgoña[editar]

    Carlos logró que la anterior hostilidad del Sacro Imperio se transformase en neutralidad benevolente hacia Francia.[389]​ El nuevo rey tenía estrechos vínculos con su tío materno el emperador Carlos IV,[390]​ al que rindió pleito homenaje por el Delfinado en 1357.[391]​ Esta amistad le había permitido a Juan II, vuelto por entonces temporalmente el cautiverio inglés, entregar en infantazgo el ducado de Borgoña a Felipe el Atrevido en 1363, que había estado vacante desde la muerte de Felipe de Rouvre en 1361 y de expulsar del territorio a Carlos II de Navarra.[392]

    Carlos V en una carta real de 1367.

    El sucesor de Luis de Nevers, caído el Crécy, al frente del condado de Flandes fue su hijo Luis de Male, que adoptó una política hostil a los Valois, a diferencia de su padre.[393]​ Era consciente del importante vínculo económico que sus tierras tenían con Inglaterra y deseaba evitar la hostilidad de las ciudades pañeras, cuyas rebeliones había padecido de joven.[393]​ Solamente tenía una heredera, su hija Margarita, viuda de Felipe de Rouvre, duque de Borgoña.[393]​ Acordó desposarla con el cuarto hijo de Eduardo III, Edmundo de Langley, luego duque de York y origen de la dinastía homónima, lo que hubiese concedido a los esposos amplios feudos desde los que dominar, junto con los del príncipe de Gales, toda veleidad bélica de los Valois.[394][nota 32]​ Carlos V se apresuró a eliminar la amenaza con la ayuda de la condesa viuda, esposa de Luis de Nevers, y del papa Urbano V, que deshizo el peligroso matrimonio el 18 de diciembre de 1364.[395]​ Las protestas de Eduardo III resultaron infructuosas y el soberano francés logró incluso desposar a su hermano Felipe el Atrevido,[396]​ al que Juan II había otorgado el ducado de Borgoña, con Margarita, pese a la férrea oposición del conde de Flandes, que exigió para dar su consentimiento las tres castellanías del Flandes Valón (Lille, Douai y Orchies).[395]​ La dispensa papal se obtuvo sin problemas en 1367, pero el matrimonio no pudo celebrarse hasta 1369, cuando Luis de Male cedió por fin.[395]​ Carlos V había hecho firmar un acuerdo secreto a su hermano Felipe, por el cual este se comprometió a devolverle el territorio entregado a Flandes, pero el duque prometió a la vez a su suegro no hacerlo.[395]​ Pese a esto, el rey francés había conseguido neutralizar la amenaza angloflamenca y que un Valois heredase el estratégico territorio nororiental.[395]

    Carlos V negoció asimismo con David II de Escocia y con el rey de Dinamarca, ambos hostiles a Inglaterra y estableció buenas relaciones con Owain de Gales, pretendiente al señorío de Gales.

    Reconquista de Carlos V de los territorios cedidos en el Tratado de Brétigny.      Tierras de realengo      Infantados de los hermanos del rey      Conde de Foix-Béarn (autónomo)      Bretaña (coligada con Inglaterra)      Posesiones de Carlos de Navarra (coligado con Inglaterra)                      Cabalgada de Lancaster (1369)                      Cabalgada de Robert Knowles (1370)                      Cabalgada de Lancaster de 1373

    Nuevos combates y recuperación territorial[editar]

    Carlos se sintió suficientemente fuerte en 1368 para desafiar a Eduardo III, aunque dudó en hacerlo.[397]​ Aceptó la apelación que le hizo el conde de Armañac, por entonces en conflicto con el Príncipe Negro;[398]​ Eduardo III había desestimado la anterior queja del conde.[399]​ Por entonces, el Príncipe Negro había impuesto considerables contribuciones a sus súbditos aquitanos con el fin de costear la campaña castellana: cinco años de impuestos extraordinarios que suscitaron la queja de Juan I de Armañac a Carlos V.[400][398][401]​ Las ambición política del príncipe inglés ya lo había obligado a imponer nuevos tributos en su infantado aquitano en 1364, 1365 y 1366, pero la costosa campaña de Castilla, la falta de pago de Pedro I y la necesidad de contentar a los mercenarios para evitar saqueos en Aquitania hicieron que tuviese que pedir nuevas contribuciones en 1368.[401]​ Los Estados aquitanos las aprobaron, de manera chocante con más facilidad los nuevos territorios cedidos por Francia que los viejos de la Gascuña inglesa, donde el señor de Armañac y el de Albret se negaron a que se recaudasen en sus tierras.[401]​ Apelaron primero a Eduardo III, pero, sin esperar su respuesta, marcharon a continuación a presentar su reclamación en París ante Carlos V.[401]​ La aceptación de la apelación de estos suponía la ruptura de lo pactado en Brétigny y la reanudación de la guerra con Inglaterra.[402]​ La corte francesa fomentó mediante sobornos, privilegios y amenazas el número de litigantes contra el Príncipe Negro: de los dos señores gascones de 1368 se pasó para la primavera de 1369 a entre ochocientos y novecientos; las apelaciones debían servir para reforzar la posición de Carlos V cuando se decidiese a actuar abiertamente.[402]

    La Guyena volvió a servir de pretexto para la reanudación de la guerra anglo-francesa, que fue nuevamente confiscada por el rey francés, al tiempo que Eduardo III volvía titularse rey de Francia.[398]​ El Tratado de Brétigny había otorgado la soberanía plena del ducado a Inglaterra, pero la doble renuncia acordada la de Eduardo a la corona francesa y la de Juan a la Guyena——, no se había verificado, como tampoco la entrega de tierras prevista.[397]​ Así, legalmente Eduardo III no podía juzgar un pleito fiscal en tierras que todavía no le habían sido entregadas y que Carlos V confiscó.[402]​ Los intentos de Eduardo de mantener la paz fueron rechazados por Carlos.[381]​ Eduardo volvió a proclamarse rey de Francia el 3 de junio de 1369 y Carlos proclamó la confiscación del ducado de Aquitania el 30 de noviembre.[403]​ La guerra se retomaba, pero con el derecho en favor del hábil soberano francés. La contienda agudizó la división entre las dos naciones.[404]

    Carlos evitó las batallas campales,[405]​ dependientes de una nobleza indisciplinada y que en tiempos de su padre habían demostrado su ineficacia para combatir a los ingleses.[406]​ Entregó el mando del ejército a una serie de jefes experimentados y fieles:[405]Bertrand du Guesclin, su primo Olivier de Mauny y Guillaume Boitel. El ejército quedó encuadrado en grupos de cien hombres que se denominaron routes y que se sometieron a capitanes que únicamente respondían ante el rey.[60]​ Los soldados además recibían sus pagas regularmente y contaban con castillos remozados para defenderse de las incursiones inglesas.[407][380]​ El ejército emprendió una guerra de escaramuzas, hostigamiento y asedios que permitió la recuperación paulatina del territorio en poder del enemigo.[60]​ Por su parte, Carlos tuvo buen cuidado de granjearse el favor de las tierras recuperadas mediante la concesión de amplios privilegios y el uso frecuente del ennoblecimiento;[408]​ la nobleza francesa había menguado a cauda de la peste y las pérdidas sufridas en Crécy y Poitiers.[409]​ Gran parte de la reconquista se debió, sin embargo, al cambio de bando de las ciudades aquitanas, atraídas por las promesas de una fiscalidad menos onerosa que la inglesa.[410][411]​ La diplomacia y no las victorias militares fueron las que permitieron también la recuperación de Ponthieu y Abbeville, en el norte.[411]

    Las escasas fuerzas del duque de Anjou se hicieron con Rouergue, Quercy, el Agenais y el Perigord en 1369.[411]​ El año siguiente se concluyó la conquista del Agenais y los franceses se apoderaron también del casi todo el Lemosinado y de Bazas.[411]​ Du Guesclin batió a la retaguardia del Robert Knolles en la batalla de Pontvallain en diciembre de 1370,[406]​ choque de escasa entidad, pero primera derrota inglesa en campo abierto.[405]​ Para entonces los franceses habían recobrado la Aquitania oriental sin sufrir por ello gran desgaste militar.[405]​ No hubo combates importantes en 1371, que Carlos V aprovechó para pactar con Carlos II de Navarra, para entonces ya neutralizado, la suerte de algunas plazas normandas.[405]

    Carlos V nombra condestable a Bertrand du Guesclin en una miniatura de las Grandes crónicas de Francia.

    A las operaciones militares se sumó la diplomacia internacional: la liga de Carlos con Enrique de Trastámara le permitió contar con la flota castellana, que aniquiló a la inglesa en la batalla de La Rochela del 22 de junio de 1372.[412][405][411]​ La derrota dejó a Guyena sin el ejército que traía la escuadra, pero también sin el dinero, necesario para sufragar las operaciones militares.[405]​ La falta de apoyo logístico hizo que las plazas fuertes cedidas a Inglaterra en Brétigny cayesen progresivamente en manos francesas: La Rochela el 8 de septiembre de 1372,[411]Poitiers ese mismo año y Bergerac en 1377. En 1372 Carlos ya recobró el Poitou, Saintonge y el Angumois.[405][411]​ Eduardo III trató de contraatacar reactivando la guerra en Bretaña en julio y enviando tropas al duque Juan IV, pero en el verano de 1373 Du Guesclin invadió el territorio y lo ocupó casi completamente, salvo algunas cuatro plazas, entre ellas Brest.[413][414]​ Los franceses se adueñaron de La Réole a comienzos de 1374, posición desde la que amenazaban Burdeos.[411]​ Para entonces, la Guyena había quedado reducida a las cuatro diócesis de Burdeos, Dax, Aire y Bayona.[411]

    Los ingleses mantuvieron sus estrategia de las cabalgadas,[406]​ muy queridas por el Parlamento inglés por financiarse solas, pero muy perjudiciales para la imagen del reino entre la población afectada por el pillaje de los ejércitos; sirvieron para poco más que atizar el odio a los ingleses y reforzar la fidelidad a Carlos V. La del Juan de Gante, duque de Lancaster e hijo menor de Eduardo III, por el Artois y Normandía a finales de 1369 resultó un fracaso.[405][406]​ Le siguió al año siguiente de la Knolles, que avanzó desde Calais hacia París antes de retirarse hacia Bretaña hostigado por Du Guesclin, recién nombrado condestable, que aniquiló su retaguardia en Pontvallain, cerca de Le Mans.[406]​ La más ambiciosa fue la del duque de Lancaster del verano de 1373,[406]​ con la que este pretendió subyugar al rey francés atravesando su reino de punta a punta para luego penetrar en Castilla y hacerse coronar rey.[415]​ La campaña, bien planeada, partió de Calais en junio y a final de año logró alcanzar la Guyena, pero resultó un chasco:[416]​ Du Guesclin evitó enfrentarse directamente con el duque, se limitó a hostigarlo, encastillarse en las fortalezas y entorpecer la marcha del enemigo arrasando las tierras que debía atravesar.[415]​ El duque alcanzó Burdeos en 1374 al frente de un ejército diezmado y agotado.[411]​ Carlos V prefirió soportar los saqueos ingleses que ceder terreno, pese a los estragos que causaban a la población.[406]​ El rey ordenó a los campesinos que se refugiasen en las ciudades con sus reservas ante cada incursión enemiga, dejando los campos yermos. Esto hacía que el avance inglés complicase el abastecimiento del ejército por tierras abandonadas; además, los franceses acosaban al enemigo con emboscadas, diezmando sus huestes y obligándolos finalmente a abandonar la campaña. Esta estrategia desbarató, en efecto, incursiones de grandes capitanes ingleses como Juan de Gante, el Príncipe Negro, Robert Knolles o el propio Eduardo III.[403]

    El cansancio de los dos bandos llevó a la firma de una tregua, la de Brujas, que debía durar de julio de 1375 a junio de 1377.[415][417][418][nota 33]​ Los franceses habían recobrado entre 1369 y 1375 casi todos los territorios cedidos en Brétigny e incluso las posesiones inglesas anteriores a la contienda, salvo Calais, Cherburgo, Brest, Burdeos, Bayona y algunos castillos del Macizo Central.[419][420]

    Las negociaciones que siguieron a la firma de la Tregua de Brujas entre 1375 y 1377 fracasaron ante la imposibilidad de que los dos bandos se pusiesen de acuerdo sobre Aquitania, que los ingleses querían obtener en soberanía plena, pretensión que rechazaron los franceses.[415][421]​ Así, los combates se reanudaron en el verano de 1377, muertos ya el año anterior tanto Eduardo III (junio de 1377) como su hijo el Príncipe Negro (junio de 1376).[422][423]​ La corona inglesa pasó a un niño de diez años,[423]Ricardo II, por lo que el gobierno quedó en manos de uno de sus tíos, el duque de Lancaster.[424]​ Los ingleses siguieron emprendiendo cabalgadas, a las que los franceses respondieron con incursiones contra la costa inglesa,[415]​ que hicieron temer incluso una invasión, que Carlos V en efecto ordenó preparar a Juan de Vienne, nuevo almirante de la reconstituida flota.[425][426]​ Hubo incluso un intento frustrado castellano de tomar Bayona, que repelió el nuevo lugarteniente inglés de Gascuña, el barón de Neville.[415]​ Este repelió las nuevas ofensivas franceses y reconquistó incluso algunas plazas perdidas en los años anteriores.[427]

    Carlos V confiscó Bretaña a Juan IV en 1378 por haberse coligado con los ingleses, a los que había ayudado ya en la cabalgada de 1370 y con los que había participado en la del duque de Lancaster de 1373; fue una medida imprudente:[424]​ el duque contaba con fuertes apoyos entre los barones bretones y entre la población en general y obligó a las tropas francesas de Du Guesclin a retirarse de la parte occidental del ducado.[424][428]​ Juan IV firmó entonces el segundo Tratado de Guérande (abril de 1381), en virtud del cual los franceses renunciaban a apoderarse de la Bretaña a cambio del sometimiento vasallático teórico del duque al rey francés.[424]​ Además compró Brest a los ingleses en 1397. Si en Bretaña la guerra había favorecido a los ingleses, los intentos de estos de atizar a Carlos II de Navarra contra el monarca francés resultaron contraproducentes: Castilla y Francia reaccionaron vigorosamente; en Normandía le arrebataron[429]​ todas sus posesiones a excepción de Cherburgo —vendido a Inglaterra por el rey navarro—